*El órgano autónomo abrió un expediente por el crimen y solicitó seguridad para los familiares de las víctimas, así como el reforzamiento de recorridos policiales.

Oaxaca. Tras condenar los asesinatos de la presidenta municipal de Estancia Grande, Carmela Parral Santos y del delegado en la Costa de la Coordinación Estatal de Protección Civil, Hugo Castellanos Ortega, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) solicitó a la Fiscalía General de Justicia investigar los crímenes y otorgar medidas de protección a familiares de las víctimas.

El órgano autónomo tomó conocimiento que la noche del 16 de agosto en la carretera federal 200, a la altura de la desviación de la población “El Faisan”, perteneciente al municipio de la Villa de Tututepec de Melchor Ocampo, fue encontrada una camioneta que presentaba disparos de arma de fuego y en cuyo interior estaban los cuerpos sin vida de los servidores públicos arriba mencionados.

Ante ello, la DDHPO inició el Cuaderno de Antecedentes DDHPO/ CA/0461/(09)/OAX/2019, mediante el cual requirió a la Fiscalía General del Estado que realice la investigación de estos hechos.

También pidió a este ente brindar medidas de protección para garantizar la seguridad e integridad de los familiares de las dos personas asesinadas y evitar que se registren violaciones a los derechos humanos irreparables.

En tanto, solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública el reforzamiento de los recorridos de seguridad en la zona, esto con la intención de desalentar nuevos ataques que pudiesen llegar a registrarse.

El organismo defensor insistió en que se realicen las investigaciones con debida diligencia, perspectiva de género, interculturalidad y derechos humanos, lo que permitirá combatir la impunidad y sancionar a los responsables de estos hechos, lo que a su vez disminuirá la percepción de impunidad.