Siento decir a los adoradores de El Peje. respecto al primer informe (¿o fue el tercero?) que yo tengo otros datos. Bueno, no solo el columnista, hasta algunos de sus apologistas dicen al presidente AMLO que no. Que miente.

Es el caso del cura Alejandro Solalinde ¿lo recuerdan? Es feliz practicante de la política con sotana. Ya hasta propuso a una de sus incondicionales para dirigir la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Elizabeth Lara Rodríguez). Bueno, este cura le dice al presidente López que “no todos están felices, hay parte del pueblo a los que se les puede preguntar que a lo mejor sí, como a los destinatarios a los que les están llegando los recursos; otros no. Hay personas que no están contentas ni están conformes, porque han dejado de percibir beneficios”.

Lo real es que sea el tercero o el primero, el evento de AMLO rompió todas las formalidades de la política, no digamos la cortesía. Fue francamente grosero con el poder legislativo al reunirse primero en Palacio Nacional con un grupo de invitados para echarse un rollo de mentiras y por la tarde enviar su informe al Congreso de la Unión. Parece que la afrenta la pagó su Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero. Llegó más que puntual pero los legisladores la hicieron esperar quince minutos.

En Palacio lanzó otra de sus mentiras. En determinado momento el presidente López decía que “ya es un hecho la separación del poder económico del poder político”. Así lo expresó, pero en las butacas de fila preferente aplaudían con mucho entusiasmo los dueños del capital como Carlos Slim uno de los magnates más acaudalados del mundo. Dicen los que presenciaron el numerito que nunca, como el pasado día primero, el empresario más rico del país y los dirigentes patronales habían sido expresamente mencionados y ovacionados en un informe de gobierno.

Efectivamente el presidente, en su discurso, se deslinda del neoliberalismo, pero su política económica se encuadra en los más ortodoxos cánones del capitalismo.

Mis otros datos indican que, en realidad no quedó claro qué número de informe fue. En la intensa propaganda previa decían que era el primero, pero el anuncio del presidium en el patio central de Palacio Nacional decía: “Tercer Informe”.

¿HONESTIDAD?

Si partimos de lo que dije ayer en este espacio sobre la resistencia de muchos sobresalientes políticos chapulineros del Morena, a incorporarse a la política de austeridad y combate a la corrupción, corroboramos que estas virtudes solo están en el discurso del presidente López.

Si acaso, él cumple con la austeridad, pero casi todos sus colaboradores cercanos en Oaxaca, sobre todo los legisladores, van en sentido contrario.

El comportamiento de los pejistas en Oaxaca mueve a la risa cuando escuchamos del presidente López decir que los lujos, dispendios y opulencia han llegado a su fin, que el gobierno federal ha eliminado privilegios y prebendas que beneficiaban a funcionarios de alto nivel.

Una sola pregunta rompe con esta afirmación ¿Cuánto costo -por ejemplo- llenar con más de doce mil “acarreados” el auditorio del Fortín para que aplaudieran a Salomón Jara uno de los Senadores consentidos de López? ¿De dónde salió tanto dinero?

Nada más alejado de la realidad en Oaxaca. Por eso nos preguntamos ¿Por qué pensará que la mayoría de los mexicanos está feliz, feliz, feliz?

Yo creo que los únicos pejistas felices en Oaxaca, son los ninis que reciben dinero sin trabajar.

EDIL MISÓGINO

Mientras las feministas de las multiplicadas organizaciones que hay en Oaxaca ven por todos lados “moros con tranchete” (cuando alguien ve peligro donde no lo hay), les gana la delantera el presidente municipal de San Agustín de las Juntas. Se trata de Tomas Pérez López un auténtico misógino.

Amparado en el sistema de usos y costumbres y con aval del cleptómano Gustavo Meixueiro, presidente del Instituto Estatal Electoral, el citado edil emitió la convocatoria para la elección de las nuevas autoridades municipales, pero maquinó perversamente para incluir

requisitos que ninguna mujer de ese pueblo pueda cumplir, como el de haber sido síndico o regidor anteriormente. Con esto inhabilita de facto a las mujeres que quieran participar. Sabe que estos cargos en ese pueblo siempre han sido ocupados por varones.

En una reciente sesión de cabildo, el Presidente Municipal de San Agustín de las Juntas, Tomás Pérez López externó su actitud misógina al advertir que no permitiría que mujeres sean electas en ese municipio “por conflictivas e incapaces”.