Detrás de las acciones de terrorismo del llamado Comité de Víctimas (covic) en Nochixtlán, del pasado miércoles, están el sindicato Libertad, el cartel 22 y el PT a través del “aprendiz de brujo” el diputado Cesar Morales Niño. También los intereses más oscuros de sindicatos que manejan mototaxistas y taxistas cuyas concesiones arrancaron al gobierno mediante el chantaje o complicidades políticas.

         Regalar concesiones del transporte público fue una estrategia de Gabino Cue y otros gobernadores para corromper organizaciones y comprar lealtades políticas y votos. Solo en el último semestre del “Gabinato” repartieron 8 mil concesiones.

       Los sucesos en Nochixtlán igual que otros actos violentos similares en otros lugares, se cometen o se ejecutaron por órdenes de capos de sindicatos como CNP, Libertad, CROC, CTM que andan muy disminuidos o desaparecidos, y ahora CATEM, la Confederación Libertad de Trabajadores, entre otras.

       Actúan por consigna política, para obtener más concesiones, disputar contratos y amedrentar a sus adversarios. Hasta los mueve la idea de que pueden medir fuerzas con el mismo gobierno. Es lo que sucede en Nochixtlán, pero la reacción se está cocinando. Una fuente de alto nivel me asegura que, en el caso de las dos mujeres policías secuestradas por casi 20 horas y los actos de terror que terminaron con la quema de dos camiones grúa, no habrá impunidad.

       Los del Covic, igual que los de los otros sindicatos, no calcularon sus embestidas por lo que el gobierno está obligado a actuar.

Buena parte de estos sindicatos con tácticas cuasi delincuenciales, están en este momento en franca desintegración, Muchos de sus cabecillas han sido asesinados o están en prisión.

Por ejemplo, CNP que manejaba Juan Luis Martínez y después su familia con sus hijos, se desintegró precisamente por sus acciones criminales. Los sobrevivientes crearon el sindicato Libertad y de la misma manera fracasaron por su actividad mafiosa.

 La llamada CATEM (Confederación de Trabajadores y Empleados de México) organización que busca ser para el Morena lo que era la CTM para el PRI, reclutó a otros gremios desertores de la CTM, pero se le han colado también grupos violentos incluso arrojados del sindicato Libertad.

El dirigente estatal Jaime Paz ha sido rebasado por grupos violentos dentro de la CATEM y sufre presiones para aceptar organizaciones muy cuestionadas por su belicosidad como los ambulantes.

El mes pasado, lo más objetado del sindicato Libertad anunciaron su adhesión a esta organización y hasta la denominaron “CATEM joven”.

A LA DERIVA

       Cuando fue capturado el hombre fuerte de la CTM en el ámbito del transporte, Marco Antonio Sánchez Cruz sus asociados se desbalagaron, unos se integraron a la llamada Confederación Libertad que lideran Guadalupe Díaz Pantoja y Hugo Bello. Esta naciente organización cobró gran fuerza porque se unió a ellos el joven Marcos Sánchez Zárate hijo de Marco Antonio, pero también ya hubo resquebrajamiento.

       En una carta publicada en EL MEJOR DIARIO DE OAXACA, Sánchez Zárate dice que se retira de toda actividad sindical y pide que nadie use su nombre ni el de su padre Marco Antonio, en el ámbito gremial.

       Además de su retiro definitivo de las actividades sindicales el que se perfilaba como hombre fuerte de la Confederación Libertad, deja algo muy claro: que estos sindicatos sirven a los intereses políticos más variopintos.

       Botones de muestra: en el “Gabinato” utilizaron como arma para el golpeteo político a la CNP una de las primeras organizaciones que recibieron concesiones en paquete.  Les dieron poder e impunidad para combatir a los grupos del  PRI y los manejaba directamente el entonces cuasi vicegobernador Benjamín Robles “cara sucia”.  Lo mismo hizo con el Sindicato Libertad, con la organización “14 de Junio”, y sigue manipulando a los del Covic de Nochixtlán, a través de su testaferro Cesar Morales Niño.

DELINCUENTES

       Ha sido incontables los casos de violencia brutal causados por estos sindicatos. El más reciente lo vimos en Santa Lucía del Camino donde un taxista de la CATEM, de color azul con blanco, casi mata a garrotazos a otro ruletero de los autos color amarillo solo porque “le ganó” pasaje.

       Gracias a las “benditas” redes nos enteramos de las salvajadas de estos “servidores públicos” como “El Pachuco” que así identifican al criminal ruletero que casi matas a garrotazos a su colega.

       Afortunadamente, la Policía ya tiene identificado a este criminal que, a decir de las mismas autoridades, es de los engendros que se formaron en la escuela criminal de los Luis Villaseca.

       ¿Con que confianza un ciudadano, sobre todo una dama, puede solicitar los servicios de estos taxistas?