Juan Martínez Ferra

Oaxaca.  Amigos, familiares, conocidos y admiradores por cientos se dieron cita desde la media noche de ayer para recordar a Francisco Toledo, el artista contemporáneo más importante de México que falleció anoche en la capital oaxaqueña. 

Fue en el patio del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) donde se colocó una fotografía del maestro y poco a poco el espacio se fue llenando de flores y veladoras.

El cuerpo de Toledo no estuvo presente pues poco después de su deceso, su familia pidió respeto a la privacidad de las exequias.

Durante toda la noche y hasta la madrugada, la gente estuvo presente para cantar, llorar, aplaudir y recordar los gratos momentos que pasó con el artista plástico o agradecer su solidaridad y altruismo o simplemente expresar por última vez su admiración.

Hasta el momento la familia no ha dado a conocer la hora y lugar del funeral, así como si habrá un momento público en que la gente pueda dar el último adiós al creador más respetado de Oaxaca y promotor de la cultura, las artes, la educación y las costumbres y tradiciones de los pueblos.