Un gran personaje de “La Crucecita” es un Emprendedor Oaxaqueño, quien desde niño aprendió a amar su natal San Juan del Río en los Valles Centrales, y quien ama a Huatulco porque lo vio nacer y porque le permitió y le ha permitido desarrollarse y hacer realidad muchos de sus sueños, él es el Señor: SERAFÍN JUAN JUAN, productor de maguey y fabricante de mezcal y desde “La Casa del Buen Mezcal” brinda “La probadita a los visitantes”, quienes felices degustan el pan de yema, el chocolate, los chapulines, los moles, los mezcales huatulqueños y una miscelánea de productos 100% oaxaqueños.  

POR: LUCIO GOPAR

FOTOS: DANY GÓMEZ.

Quien viene en un viaje de negocios a las Bahías de Huatulco y tiene poco tiempo para disfrutar de su estancia, pero quiere conocer la esencia del pueblo y llevarse de forma rápida, una muestra de la cultura, belleza, artesanías, gastronomía y comprar los recuerdos del pueblo, para llevarle a sus familiares, les recomendamos hacer el clásico “City Tour en La Crucecita”, que es así como se llama al centro del pueblo de las Bahías de Huatulco, logrando de esta forma conocer rápidamente lo esencial del centro de este bello destino turístico, si así lo desean pueden ampliar un poquito más el City Tour e incluir una visita rápida a la Bahía de Chahué que se encuentra prácticamente céntrica, para lo cual te tienes que ir por el Boulevard Chahué y en tan solo 5 minutos estás frente a esta Bahía y puedes apreciar el mar y el panorama del oceáno pacífico, si es por la tarde tendrás la oportunidad de admirar bellísimos colores en el cielo, llenos de nostalgia, de paz, de tranquilidad y de un sabor a pueblo tranquilo, pueblo límpio, 100% natural, pues no hay ninguna contaminación que lo opaque, y si tienes suerte también podrás apreciar las primeras estrellas de la noche y hasta la luna.

Parte del recorrido lo puedes hacer caminando y te encontrarás agradables sorpresas, como lo son los preciosos aspectos de la Quinta Avenida, que es un lugar que está diseñado para ser una zona muy exclusiva y que se encuentra en venta por parte de Fonatur, para que en cuanto haya un inversionista, pueda adquirir toda esa Avenida y haya establecimientos de las tiendas de las marcas más importantes, como: Louis Vuitton, Gucci, Yves Sant Laurent, Versace, Dior, Channel, Ferragamo, Ermenegildo Zegna, Jean Paul Gaultier, Moschino, entre otras, pero mientras eso sucede podemos caminar y disfrutar de esos andadores llenos de flores y paisajes de singular belleza.

Otro de los paseos caminando es el área metropolitana del parque central de “La Crucecita”, en donde su kiosco es de los más tranquilos en la entidad de Oaxaca, su templo frente al parque central está dedicado a “Nuestra Señora de Guadalupe” y ahí el artista plástico: Pepe del Signo, realizó la hasta ahora imagen de “La Virgen de Guadalupe” más grande del mundo. En el templo puedes entrar y no hay ningún cobro, estando abierto durante todo el día y además hay otras pinturas llenas de arte.

Si continúas caminando por la calle de Bugambilia, frente al parque de “Las Ollas” vas a encontrar lugares en donde venden la gran mayoría de los productos oaxaqueños, como lo es: el chocolate, la miel, el mezcal, el café, las artesanías, tapetes de Teotitlán del Valle, canastos, cremas de mezcal, chapulines, tostadas, comida típica, sal con gusano de maguey, floreros de barro negro, pan de yema, mole y muchísimas cosas más que alegran la vida de cualquier turista nacional e internacional. En estos lugares dan la clásica “probadita”, que consiste en que prueben los diversos productos que ahí venden, para que una vez que los saborean, puedan tener una idea de su sabor y es seguro que compran. Si alguien va con niños a la tienda, hasta juguetes de madera hay, que son elaborados por los artesanos oaxaqueños, con madera y que son del agrado de los niños en su estancia en Huatulco, al realizar el “City Tour”.

SERAFÍN JUAN JUAN, UN GRAN EMPRENDEDOR OAXAQUEÑO nos invita a realizar el City Tour en “La Crucecita”, él ahí está establecido y se siente feliz, charlamos con él y nos platicó parte de su vida, la cual está impregnada de muchas experiencias que ha vivido de forma intensa, y su vida la considera que está llena de diversas etapas, todas tienen sus propias características y lugares y personas clave, en cada una de estas, pero todo pasa por algo y al final, todo tuvo que ver para el lugar en donde se encuentra ahora, que es el haber llegado a producir su propio mezcal, la innovación con la producción de una miel elaborada a base de maguey, que ha sido una propuesta de él, de su familia y de su equipo de colaboradores.

Don Serafín Juan Juan nació en San Juan del Río, que pertenece uno de los municipios de los Valles Centrales y precisamente por el nombre del pueblo es que él obtuvo los apellidos Juan, en este lugar se habla zapoteco y por lo tanto él habla zapoteco, nos dice que este por pueblo pertenece a los valles centrales, colinda con la región mixe, está cercano a Tlacolula, y haber nacido en San Juan del Río nos cuenta que le hizo amar desde pequeño la gastronomía oaxaqueña, pues ahí los platillos típicos son: los higaditos con huevo, el chocolate atole, los tamales de frijol, el pan con carita de muerto en Todos Santos, el téjate, el nicuatole, el frijol con poleo, las guías, las empanadas de flor de calabaza, el amarillo y por supuesto como una de las bebidas principales, el mezcal.

Desciende de una familia en donde él pertenece a la cuarta generación de productores de maguey y fabricantes de mezcal, y desde niño se involucró en la actividad del mezcal, porque fue la vida de su familia. Con alegría nos dice que se siente feliz que actualmente se le dé el lugar que se merece el mezcal, ya que le tocó vivir una etapa en donde inclusive llegó a ser una actividad clandestina. Por eso el que en la actualidad sea tan valorado y reconocido el mezcal como un producto típico de gran calidad, es algo digno de aplaudir y además son beneficiadas miles de familias, ya que en el proceso de la fabricación del mezcal, participan en la cadena productiva muchas familias oaxaqueñas.

El Sr. Serafín Juan Juan recomienda que se capaciten los productores de mezcal y todos quienes estén interesados en dedicarse a esta industria, puesto que la capacitación les ayuda a entender, a asimilar más e ir innovando y descubriendo el máximo rendimiento de cada mata de maguey, porque eso les va a permitir competir en el mercado mundial, al poder aprovechar al máximo una penca de maguey.

En la amena y larga charla con Don Serafín Juan Juan, nos dimos cuenta que domina con gran facilidad el tema del mezcal, y su visión es que todo es fácil, siempre y cuando haya disciplina, haya compromiso, haya honestidad y en general apliquemos los valores universales, como parte de nuestra cultura.

Su vida está llena de anécdotas, dignas de un libreto para una película de un oaxaqueño que ha sabido enfrentar a la vida con valor y decisión. Vivió en Oaxaca y parte de su formación académica la hizo en el internado Ignacio Mejía, que era famoso ese colegio por sus docentes que eran sumamente exigentes, en una etapa de su vida también vivió en México, cuando intentó estudiar una carrera profesional, ahí le dijeron sus compañeros de trabajo que le sugerían regresara a Oaxaca, pues como sus padres producían mezcal, ahí era la oportunidad para que él se dedicara al comercio del mezcal, lo cual lo tomó en cuenta y se regresó e inició con la venta de mezcal en Oaxaca y diferentes pueblos. Cierto día viajó a Benito Juárez, a invitación de un amigo y con él vino a Huatulco en el año de 1986 y ahí fue donde se dio cuenta de que Huatulco era una mina de oro, por la oportunidad que había para hacer negocios.

El Sr. Serafín Juan Juan, es un gran creyente de Dios y considera que Dios es el dueño de todo y que solo le permite ser el administrador de su empresa. Serafín nos dice que ama a Huatulco, porque lo vio nacer, ahora cultiva maguey, cosecha maguey huatulqueño y fabrica mezcal y lo cual para él es muy satisfactorio. Nos comenta que la mayor parte de sus sueños los ha logrado, es pionero en el cultivo del maguey en Huatulco y en la fabricación de su propio mezcal, lo cual lo hace con gran responsabilidad por ser un producto de consumo humano. Al abrir su corazón y platicarnos con más confianza el Sr. Serafín nos comenta que se siente muy agradecido con su esposa la Sra. Alejandra quien siempre lo apoya, en sus proyectos empresariales y en su hogar y sus hijos son: Luis Enrique, Serafín Alberto y Mirna Lizeth Juan Ortega, quienes son parte de su motor de vida y también aman Oaxaca tanto como él y pertenecerán a una generación tan comprometida, como la que han conservado en su familia a través de cuatro generaciones y sus hijos forman ya la quinta generación.

Cuando vengas a Huatulco y pasees por “La Crucecita”, te recomendamos ir a “La Casa del Buen Mezcal”, ubicado en la calle de Bugambilia, frente al parque de las “Ollas”, en donde encontrarás la mayoría de los productos oaxaqueños.

Te invitamos a realizar un “City Tour en La Crucecita” en Bahías de Huatulco y sentir el sabor de pueblo, complementado con la belleza de su naturaleza, su tranquilidad, pero con el sello de Oaxaca, con sus tradiciones, sabores, aromas, cultura y tradiciones que le dan una identidad única en todo el mundo.