REFORMA


Guadalupe Irízar 

Cd. de México (08 septiembre 2019).- Francisco Toledo a la par de su grandeza artística, creó, promovió y participó en movimientos políticos, sociales, culturales. Solidario como pocos, su generosidad la ejerció de manera discreta, como toda su vida.

Flavio Sosa, ex dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), recuerda en entrevista, el largo caminar político y social del maestro Toledo, como todos le llamaban.

-Queremos hablar sobre Francisco Toledo, en esa veta de luchador social, político, defensor de la tierra, de la lengua, de su Estado, del medio ambiente…¿Cómo ves tú esta pérdida para el movimiento social y político de Oaxaca?

Yo creo que a nivel nacional el movimiento social ha sufrido una pérdida. Ha quedado un hueco difícil de llenar en el movimiento social. Francisco Toledo luchó desde su juventud por la transformación de este País.

-Yo lo conocí cuando yo era estudiante y él era, ya empezaba a destacar como artista a principios de los ochentas en Juchitán.

En Juchitán solidarizándose o más bien siendo parte de la COCEI (Coalición Obrera, Campesina Estudiantil del Istmo), como uno de los pilares de la COCEI. Así lo conocí yo, marchando junto con (Carlos) Monsiváis, marchando junto con otros intelectuales del poeta (Juan) Bañuelos , marchando junto con ellos y la gente gritando “¡Vivan los intelectuales!”. Debe haber sido a principios de los años 80.

-Había ganado la oposición el municipio…

Se había ganado el Ayuntamiento . El ayuntamiento estaba sometido a un duro acoso por parte del priismo y, cuando yo lo conocí, venía de unas elecciones municipales (1981). Hubo marchas en defensas del Ayuntamiento, por la democracia. Entonces, lo conocí luchando en esa faceta de luchador por la democracia en nuestro Estado y en nuestro País.

En ese momento, enfrentar al PRI era enfrentar a un gran cacicazgo y a un gran monstruo que parecía invencible. En Juchitán lo derrotaron, y el maestro Toledo fue parte de ese proceso, pero además combinó esa faceta de luchador por la democracia con el empuje de un proyecto desde la Casa de la Cultura de Juchitán.

-El la impulsó…

Sí, en la Casa de la Cultura de Juchitán le dieron impuso al arte, a la cultura . Se fundó la revista “Guchachi Reza- Iguana Rajada”. Me parece que también estuvo Víctor de la Cruz, quien después llegó a la Academia Mexicana de la Lengua. Estuvo Macario Matus, poeta también juchiteco. Digamos que él, el maestro Toledo, era el centro de un grupo de artistas e intelectuales que fueron parte del movimiento de la COCEI.

-La COCEI hizo historia en el Istmo y en México también (ganó el primer municipio en México para la oposición de izquierda)

Claro, por supuesto. Y entonce él era parte del movimiento político y al mismo tiempo promotor de la cultura, un rasgo que definitivamente a mí me parece que es una gran contribución de ellos, de esa generación y de ese momento histórico particularmente. Lo demás es otra cosa de la cual incluso en algún momento se deslindó él, la defensa de la lengua, reivindicar el zapoteco como un mecanismo identitario y tomarlo como una bandera de lucha; la cultura como eje de la lucha política.

-Pero siempre defendió la lengua, el zapoteco, ¿no?

Sí, pero se deslindó de la lucha de la COCEI años adelante. Hubo una ruptura. Incluso (la revista) “Proceso” publicó en algún momento una portada en donde se ve llorando a Toledo por lo que fue en ese momento la COCEI y dejó de ser desde su punto de vista ¿no? Pero en este momento, aquí, yo lo identifiqué como una de sus primeras luchas.

-Pero tuvo muchas más. La defensa de la tierra, las luchas populares, magisteriales que tu encabezaste…

Después en Oaxaca hubo una importantísima lucha también en defensa de la cultura y de los valores oaxaqueños cuando se opuso a la construcción del McDonald’s en el centro histórico y prácticamente confrontó al tamal con la hamburguesa.

-También el Centro de Convenciones en el cerro del Fortín…

Posteriormente. Primero fue el tema del Mc Donald’s en el centro histórico. Estamos hablando de su faceta como luchador.

-Así es… ¿Qué más recuerdas?

Una contribución a su lucha como parte de la defensa de nuestros valores y defensa de nuestra cultura y la transformación del País es la fundación del IAGO (Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca), porque lo podríamos ver como una contribución a la cultura, pero eso mismo, el IAGO, es previamente un formador de jóvenes, decenas de jóvenes, la intelectualidad oaxaqueña contemporánea se formó en el IAGO.

Y luego, la defensa de nuestros valores también y de nuestra identidad y fundar el Jardín Etnobotánico en Oaxaca, el que está en el ex convento de Santo Domingo. Mi generación, en la infancia, ahí conocimos ese espacio como cuartel militar, ahí estaba la 28 zona militar.

Gracias a Toledo, a otros pintores como (Luis) Zárate, gracias al actual director del Jardín Etnobotánico eso se convirtió en lo que ahora es, un espacio en América Latina que alberga toda la biodiversidad oaxaqueña. Es decir, vamos a defender lo nativo, las plantas que son originarias de América y de nuestra tierra.

-Y eso lo llevó a defender el maíz y a ir en contra de los transgénicos también…

Él defiende las raíces oaxaqueñas, las plantas nativas y defiende el maíz, porque el maíz es de Oaxaca. Nosotros podemos decir que nosotros inventamos el maíz en Oaxaca.

-¿Así?

Claro, los antecedentes más remotos que hay sobre el maíz están aquí, en el Valle de Tlacolula. El maestro Toledo tiene claro eso y defiende una joya arquitectónica como Santo Domingo y crea el maravilloso espacio del jardín etnobotánico junto con otras personalidades.

-Hacía grupo…

Hacía grupo. Fundó en Oaxaca Pro Oax (Patronato pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Oaxaca) para la defensa del centro histórico de Oaxaca. Ahí dio muchísimas luchas, para que no se pegue propaganda, para que no haya plásticos, la defensa en contra el McDonald’s. También, ellos se opusieron al Centro de Convenciones en el cerro del Fortín, pero eso fue después.

-¿Y cuál fue su papel en el conflicto magisterial de 2006 en el que tú participaste?

En 2006, inicia un conflicto magisterio-gobierno, y en ese conflicto lo primero que hace él es llamar al dialogo. Era un conflicto por las demandas que hay cada año: aumento de salario, mejores condiciones para los maestros, plazas, reunificación. Se empieza a polarizar la vida en Oaxaca y él llama al diálogo y funda una comisión para el diálogo. (…) Está tomado el centro por los maestros, fracasa el diálogo y se viene el desalojo del 14 de junio (de 2006) y él toma posición del lado del pueblo. Se solidariza con nosotros.

-¿Se distanció al final de ese movimiento?

No, no hubo distanciamiento en ningún momento. Él siempre abrió el IAGO, en los momentos de mayor algidez fue incluso enfermería para atender a los heridos. Durante el conflicto fue amenazado de muerte, hicieron disparos frente a su casa, pintaron en las calles que lo iban a matar y no le importó, él siguió del lado del pueblo. Marchó con la gente para pedir la salida de Ulises Ruiz y estuvo del lado del pueblo. Luego cuando hubo la represión constituyó un fondo para liberar a presos.

-También está su solidaridad con los familiares y los jóvenes de los desaparecidos de Ayotzinapa…

Ahí él también se solidariza con los muchachos, vuela los papalotes, envía mensajes a la familia, pero además de eso hace una gran exposición de arte que se llama “Duelo”, que ha estado recorriendo algunos lugares, también en la Ciudad de México.

-Sus papalotes fueron emblemáticos y simbólicos…

Claro. Él da la lucha por la presentación con vida de los jóvenes de Ayotzinapa, hace esa exposición, los papalotes, firma desplegados, etcétera, etcétera, etcétera.

Alguna vez me dijo: ya no quiero firmar desplegados, no sirven de nada, ya estoy cansado de tanto desplegado, vamos mejor a hacer otra cosa, pero claro que servían muchísimo.

-En tiempos recientes mantuvo una cierta oposición a los megaproyectos de este Gobierno.

Él ha fijado una posición muy clara de oposición a los megaproyectos en general. Él decía que se debe consultar a los pueblos y comunidades, cuestionaba el Tren Maya por las repercusiones ambientales que pueden tener; hizo un severo cuestionamiento al director de Fonatur por unas declaraciones que hizo, cuestionó a su propia amiga, la senadora Jesusa (Rodríguez) cuando habló acerca de las becas. Tuvo una posición bastantes crítica.

-La actitud crítica nunca la dejó…

Nunca, ni aun con el nuevo Gobierno.