México es un país de retos y oportunidades, donde las instituciones de educación superior tienen un campo fértil para atender las necesidades e inquietudes de los jóvenes y de las personas mayores, deseosas de cursar alguna carrera profesional para mejorar sus condiciones de vida y trabajo. Vivimos una época de luces, sombras y saberes en que se abren muchas posibilidades, las cuales hay que aprovechar junto con la maravilla de la tecnología de la comunicación. 

Las expresiones e ilustraciones de la doctora Lilian Kravzon Appel, rectora de la Universidad Abierta y a Distancia de México (UADM); del doctor Francisco Cervantes Pérez, coordinador de la Universidad Abierta y Educación a Distancia de la UNAM, y del rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), doctor Eduardo Bautista Jiménez, así lo confirman. 

Los dos responsables de la educación a distancia oficiales hablaron la semana pasada en la máxima
casa de estudios de las bondades de este sistema formativo ante jóvenes interesados y autoridades municipales de Valles Centrales, Istmo y la Cañada, las 12 primeras que han suscrito convenios con la UABJO para empezar a operar en sus jurisdicciones módulos del Centro de Educación Continua, Abierta y a Distancia (CECAD), existiendo las posibilidades de que se pueda llegar a más regiones de la entidad oaxaqueña. 

Kravzon Appel señaló que la educación a distancia tiene ya un largo camino recorrido en nuestro
país en sus diferentes modalidades y los resultados están a la vista en el desempeño de las y los egresados de este sistema en las actividades públicas y privadas, y es un tema actual considerado dentro de la nueva Ley Federal de Educación que está en estos momentos en análisis en el Congreso de la Unión, como una opción real para atender la demanda de una importante población estudiantil cuya edad fluctúa entre los 35 años promedio. 

El país y el estado de Oaxaca están cubiertos por personas de diferentes edades de ambos sexos
que han estudiado o se están formando bajo este sistema educativo, que fomenta disciplina, creatividad y autoestudio. Nos bastan unos datos para dimensionar la valía e importancia que está alcanzando esta novedosa opción educativa: 50 municipios cuentan con un solo estudiante; 22 con dos, ocho con cuatro y así crece el interés en los demás. La necesidad de tener un mejor empleo y una vida digna hace que el número de solicitantes vaya cada vez en aumento y las instituciones de educación superior, además de aplicar el sistema escolarizado, tienden a buscar otras modalidades como la educación a distancia aprovechando la tecnología y que además nos está urgiendo contar con los servicios de internet donde se necesita. La rectora pide a los alumnos mantener una actitud muy crítica en el uso de la tecnología que es muy poderosa, porque ésta no nos moderniza ni nos ofrece calidad por sí misma, sino es el uso que le demos, no basta con tenerla. 

En todo este proceso de renovación, flexibilidad y ampliación de cobertura se requiere desde
luego de un cambio cultural; aceptar que quien estudia bajo esta modalidad recibe su documentación legalmente, con total validez como la que obtienen los del sistema escolarizado. 

Además, las instituciones educativas están analizando la posibilidad de llegar a un sistema mixto,
escolarizado y a distancia, y aún más a que el alumno pueda cursar materias en uno u otro centro de estudios diferente bajo una coordinación institucional. 

Cervantes Pérez habló sobre la diversidad social y económica existente en el país, que requiere
también de atenciones adecuadas. Recordó los esfuerzos emprendidos durante el rectorado de Pablo González Casanova para acercar la educación superior a sectores imposibilitados a acudir a las aulas y seguir el sistema escolarizado. Inició entonces la universidad abierta en la zona metropolitana y en el período de Juan Ramón de la Fuente se rompió la frontera de la Ciudad de México. 

El sistema de educación abierta y a distancia es tan normal en decenas de países del orbe y en el
caso de la UNAM se tienen registros de que hay mexicanos ubicados y trabajando en diferentes países quienes realizan sus estudios profesionales vía electrónica con ella. El porcentaje de estudiantes de bachillerato en esta modalidad se ha incrementado notablemente en los últimos años, a tal grado que hay alumnos en 972 municipios de la república. 

El rector de la UABJO señaló las diferencias abismales que hay en el país, pues no es igual hablar
de la Ciudad de México y de Nuevo León que de la realidad del sur sureste del país donde nos encontramos los oaxaqueños. Hay una marcada desigualdad social, pero esta diversidad se torna al mismo tiempo en un reto y una oportunidad para la educación superior. La existencia de 570 municipios y su accesibilidad, así como la multiculturalidad existente, pide cómo hacer compatibles las ofertas disciplinarias de la educación a través de una articulación de visiones y esfuerzos. 

El rector Bautista Jiménez dijo que los jóvenes de Oaxaca, particularmente de las zonas indígenas,
exigen de manera legítima el acceso a la educación superior y qué bueno que instituciones como la UNAM, la UADM, la UABJO a través de CECAD, a cargo de Irma Yolanda Ortiz Acosta, y los municipios están sumando esfuerzos para ofrecer respuestas viables. La educación superior debe ir más allá de los muros y las ciudades.