Juan Martínez Ferra 

Oaxaca. Un alboroto que estuvo a punto de derivar en el linchamiento de una persona ocurrió la noche de ayer en Santo Domingo Tehuantepec, por la desaparición de la joven estudiante Hilary Naxhiely López López López, de 20 años de edad.

El día viernes, según la  ficha de búsqueda que se emitió, la joven había saludo de su casa en San Blas Atempa para ir a estudiar a la Escuela de Medicina en Tehuantepec.

Sin embargo no regresó a su casa, por lo cual sus padres pidieron el apoyo de la sociedad y de sus familiares.

Pero el sábado por la tarde, al ver la escasa respuesta de las autoridades ministeriales, familiares y pobladores de San Blas acudieron a la sede de la Fiscalía General del Estado ubicada en Tehuantepec.

Ahí reclamaron airadamente la falta de búsqueda pero luego se enteraron que había sido detenida una persona como presunto secuestrador y probable agresor sexual de Hilary Naxhiely.

Ante ello, exigían que les entregaran al detenido; para contener la turba, fue necesaria la llegada de elementos de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal.

No obstante la población seguía enardecida, hasta que el hermano de la joven dijo que recibió una llamada telefónica que le indicaba que ella estaba en la ciudad de Oaxaca.

De acuerdo con otras versiones, ella se había fugado con el novio; sin embargo, pocas horas después, Hilary Naxhieli fue llevada hasta el sitio de la concentración de pobladores y entre lágrimas fue presentada por sus padres.

Al final, cerca de las diez de la noche, fue custodiada en una camioneta para ser llevada a su hogar. Presuntamente rendiría su declaración para explicar si fue secuestrada o solamente escapó con el novio.