Arturo Peimbert Calvo, quien se mantuvo durante siete años al frente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), se coló en la terna de aspirantes de la cual este miércoles surgirá el próximo presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). 

La Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado de la República incluyó el nombre de Peimbert junto con el de María del Rosario Piedra Ibarra, activista e hija de la también defensora Rosario Ibarra de Piedra, y del ex comisionado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), José de Jesús Orozco Enríquez, como una de las opciones de las que surgirá la sustituta o el sustituto de Luis Raúl González Pérez. 

La persona que resulte designada permanecerá en el cargo del 16 de noviembre de 2019 al 15 de noviembre de 2024. 

En contexto, Peimbert Calvo ocupó la titularidad de la Defensoría de Derechos Humanos de Oaxaca entre mayo de 2012 y 2019 y es vinculado con el ex gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo; el fiscalista Sergio Castro y con el fundador de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), Flavio Sosa Villavicencio, al que favoreció, según reportes hemerográficos, con el otorgamiento de varias plazas durante su gestión al frente de aquel órgano autónomo.

El 30 de marzo de 2014, dos colaboradores de Flavio Sosa fueron asesinados a balazos en inmediaciones de la Ciudad de las Canteras, en el municipio de Santa Lucía del Camino. Al momento de la agresión de la que fueron objeto, las víctimas, Ignacio García Maldonado, ex vocero de la APPO y asesor de Sosa, así como Emmanuel López Martínez, quien se desempeñó como guarura del también ex diputado local del Partido del Trabajo, viajaban a bordo de un vehículo propiedad de la Defensoría de los Derechos Humanos de Oaxaca.

Después de ese hecho, la DDHPO informó que el vehículo había sido puesto a disposición de la organización Comuna de Oaxaca, fundada por Flavio Sosa.

Se espera que hoy miércoles está propuesta de designación sea votada ante el Pleno.