Agencias 

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, México.- Al entrar al Centro Académico y Cultural San Pablo se respira historia y se ven fragmentos del ex convento de Santo Domingo de Soriano, que fue fundado en 1529, el primero de los frailes dominicos en Oaxaca. Este lugar quedó olvidado y a lo largo de los siglos sufrió deterioros, sismos, y se ocupó para diversas actividades. Hace apenas unos años, el atrio era un estacionamiento público, la iglesia era una casa de dos pisos, la capilla era una bodega y también había un hotel. En 2005 llegó la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (fahho) al rescate. Adquirió las propiedades y empezaron los trabajos de restauración y adaptación. De esta manera se recuperaron las pinturas murales, la capilla, el coro y sotocoro y además se obtuvo un mejor acceso.

Finalmente, el centro se inauguró el 26 noviembre de 2011. San Pablo hoy en día es un espacio dedicado a la cultura y las artes desde una perspectiva intercultural. El centro está divido en dos partes: la académica, que se enfoca en el rescate de lenguas en vías de desaparición y a preservar archivos y documentos antiguos, y la cultural, que promueve actividades, exposiciones, presentaciones de libros, talleres, de cultura indígena o contemporánea. 

En la sección académica enseñan lenguas como zapoteco, mixteco y chino. La biblioteca se puede visitar y cuenta con una colección de libros, manuscritos y grabaciones dedicadas a culturas y lenguas de Oaxaca y Mesoamérica. Además, posee un archivo de estudios históricos y culturales, como los de los pioneros en la antropología oaxaqueña, Luis Castañeda Guzmán, John Paddock e Irmgard Weitlaner-Johnson.

También vale la pena visitar la ludoteca para niños y la capilla de la Virgen del Rosario, que tiene un retablo barroco del siglo XVII.

El lugar ofrece varias actividades culturales, que se realizan en el atrio, la Capilla del Rosario, el claustro o el coro. También tiene una galería donde se exponen fotos y esculturas. Una de las exposiciones más destacadas fue la de “Grandes Maestros del Arte Popular de Oaxaca”, en 2012.

Entre los cursos que sobresalen está el del artesano Jacobo Ángeles, de San Martín Tilcajete. En él se aprende a elaborar un alebrije. Enseña la parte teórica, luego a tallar el material, y al final cómo pintar empleando pigmentos naturales.

Un programa recurrente es el de Seguimos Leyendo. Se trata de lecturas en voz alta de historias, leyendas, poesía, cuentos para niños, como los de Anthony Browne, o de autores mexicanos como Eraclio Zepeda. O bien, lecturas para adultos como Octavio Paz o Pablo Neruda.

Otra actividad frecuente es Domingo Tradición, un evento para fomentar la música, las artesanías y la gastronomía del estado, que ocurre dos domingos al mes. Se presentan bandas, marimberos, tríos, trovadores, jaraneros e incluso la Sinfónica Juvenil de la Sierra Mixe.