LA JORNADA

▲ Francisco Toledo en marzo de 2018, durante la instalación de la muestra Diseño Toledo/CaSa en el IAGO, una de las últimas exhibiciones del artista juchiteco.

Jorge A. Pérez Alfonso

Oaxaca, Oax., Es una pérdida que sentimos todos los días, todo el tiempo, pero de alguna manera él (Francisco Toledo) está aquí: en los libros, en las salas, en todos los detalles del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), expresó para La Jornada la presidenta de la asociación civil Amigos del Iago y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo (CFMAB), Sara López Ellitsgaard, quien agregó que el instituto continúa ofreciendo servicios gratuitos para todos.

El IAGO, espacio fundado por el artista el 28 de noviembre de 1988, en su 31 aniversario mantiene su esencia pese al fallecimiento de su creador el pasado 5 de septiembre. A decir de Sara López, los mismos usuarios y amigos han arropado a la institución en un fenómeno que consideró único, en el que la gente tiene el sentido de pertenencia hacia el IAGO, lo sienten suyo porque de alguna manera lo es. Por eso sienten la necesidad de protegerlo, es algo muy único.

Explicó que desde su concepción el instituto fue pensado como un espacio libre en el que todos los usuarios pudieran acudir a consultar de manera gratuita los textos que deseen o necesiten. Es un proyecto de estantería abierta con mucha libertad, aseguró.

Regina Mejía, colaboradora del IAGO, se refirió a este espacio como un faro de luz internacional, ya que personas de todo el mundo acuden a diario aconsultar los más de 60 mil libros de la biblioteca y la colección Toledo-Inbal (antes José F. Gómez), que consta de más de 24 mil piezas de diversos artistas de talla mundial.

Hazam Jara, director del IAGO, señaló que en dicho espacio se continúa trabajando con el mismo ritmo que cuando el maestro Toledo estaba con vida. Explicó que para él, así como para todos los colaboradores, es una responsabilidad muy grande dar continuidad al proyecto iniciado por el artista juchiteco. Incluso, indicó, ya se cuenta con la programación de actividades para 2020 y se trabaja en diversas exposiciones que saldrán de la colección Toledo-Inbal.

López Ellitsgaard refirió que este proyecto es muy importante, ya que para Toledo el acervo era para que el público pudiera observar las exposiciones.

A casi tres meses del fallecimiento del artista plástico, filántropo y defensor de derechos humanos, la presidenta de la asociación civil Amigos del IAGO y del CFMAB señaló que la presencia de su fundador se percibe muy fuerte en todo el espacio. Para mí venir al IAGO es de alguna manera estar cerca de él y tener un recuerdo contante de su filosofía y su forma de ver las cosas y los detalles. Él está aquí en todos lados.

Esto, añadió, es un recordatorio de que se debe trabajar de forma intensa, por lo que se da continuidad a todos los proyectos que inició Toledo, ya sea con la reconstrucción en el istmo de Tehuantepec, el apoyo al albergue infantil de San Pablo Guelatao (en la Sierra Norte), materiales didácticos, los Premios Casa y becas, entre otros.

Agregó que las actividades en el IAGO, así como el resto de instituciones que el artista creó, no se detienen, y para conmemorar el 31 aniversario de este sitio la Pasatono Orquesta Mexicana (POM) presentará su disco Mitote, cuya producción fue apoyada por la asociación Amigos del IAGO y el CFMAB, y muy en especial por Toledo.

Asimismo, la exposición Toledo ve, que se presentó en el Museo Nacional de Culturas Populares, será llevada a la Capilla del Arte de la Universidad de las Américas Puebla. La inauguración está programada para el 4 de diciembre.