Los trabajadores tienen derecho a un aguinaldo anual que equivale al menos a 15 días de salario y
debe pagarse a más tardar el 20 de diciembre, según establece la Ley Federal del Trabajo en el artículo 87.  También señala que, aunque no hayan cumplido un año de servicio e incluso si no se encuentran laborando en el momento en el que se pague, tienen derecho a que se les entregue la parte proporcional, conforme al tiempo que hubieran trabajado. 

Por su parte, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios
Financieros (Condusef) te orienta para que hagas un uso inteligente de tu dinero. En su portal explica que antes de gastar elabores un presupuesto, compares precios y evites las compras compulsivas. 

Adelanta pagos de la hipoteca

Si ya cuentas con un crédito hipotecario, adelantar mensualidades, sobre todo al inicio, es una muy
buena forma de reducir su costo financiero en el largo plazo. 

“Siempre es bueno usar el aguinaldo en bienes que te dejen dinero. Si ya tienes una casa y estás
pagando una hipoteca, acércate a tu institución financiera y diles que quieres adelantar una, dos o tres mensualidades, pero pide que se vaya directamente a capital”.

Al inicio, la mayor parte de lo que abonas se van a los intereses, si comienzas a pagar el capital,
lograrás reducir el tiempo en que debes solventar el crédito. 

Por ejemplo, si adelantas dos pagos al inicio, podrías reducir hasta cinco mensualidades del
crédito final, si lo haces regularmente lograrás liquidar el préstamo más rápido. 

Guárdalo para los trámites

“La compra de una nueva vivienda significa un desembolso muy importante, por lo que el monto
del aguinaldo podría ser el complemento final para cerrar esta transacción. Así puedes completar los gastos iniciales y empezar el ciclo de amortización de la hipoteca”.

Considera que además del enganche debes tener ahorrado para los pagos a notarios, avalúos y
los costos iniciales con las instituciones financieras. El aguinaldo puede ayudarte a amortiguar estos gastos. 

Remodela tu casa

¿A tu casa le hace falta una mano de pintura o una remodelación? Tal vez sea un buen momento
para usar ese dinero adicional que vas a recibir. 

Realiza algunas mejoras, pero sobre todo en bienes duraderos, por
ejemplo, la renovación del baño o la instalación de un sistema de energía solar. 

“Este tipo de cosas le brindan una plusvalía a tu propiedad, tener energías alternativas y disminuir
los mantenimientos, le dan más valor a tu vivienda”, añadió el directivo.