La red de pobreza multidimensional (MPPN por sus siglas en inglés)

Revista sobre pobreza multidimensional

El estado de Oaxaca se encuentra ubicado al suroeste de México con una población de casi cuatro millones de personas que se distribuye en 570 municipios. Históricamente, ha sido uno de los estados más pobres del país, pero esa tendencia se está revirtiendo. Conversamos con el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa sobre cómo están usado la medición multidimensional para combatir la pobreza.

¿ Cuál ha sido históricamente la situación de la pobreza en Oaxaca?

A lo largo del siglo XX y las primeras décadas del XXI, Oaxaca ha sido de las entidades federativas con mayores porcentajes de pobreza en México. Específicamente entre 2008 y 2016, Oaxaca mantuvo una tendencia de crecimiento de la pobreza, de acuerdo con el informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), titulado “10 años de medición de la pobreza en México, avances y retos en política social” (2008 a 2018).

En el último año del gobierno anterior (2016), Oaxaca alcanzó el porcentaje más alto de pobreza en las mediciones multidimensionales (70,4%). El año que asumí el cargo como gobernador, 2.8 millones de oaxaqueños y oaxaqueñas vivían en situación de pobreza y el 26,9%, equivalente a más de un millón de personas, vivían en situación de pobreza extrema.

A partir de 2017 esta tendencia comenzó a revertirse. Para 2018, el último año analizado por el estudio del Coneval, Oaxaca había dado pasos contundentes en el combate a la pobreza. No solo disminuimos la mayoría de los indicadores de carencias sociales, sino que lo hicimos en una proporción mucho mayor que la media nacional. La población en pobreza y en pobreza extrema disminuyó 4 puntos porcentuales y 3,6 puntos porcentuales respectivamente. De hecho, Oaxaca es la entidad federativa de México que, en términos porcentuales, registró la mayor disminución de la pobreza extrema del país entre 2016 y 2018, pasando del 26,9% al 23,3%.

¿Cómo ha usado la medición multidimensional para crear políticas públicas para eliminar la pobreza?

Los resultados de la medición multidimensional de la pobreza realizada por Coneval nos permitieron conocer con exactitud las carencias sociales a nivel estatal y, particularmente, a nivel municipal. Una vez que se conocieron las estadísticas y los resultados de la medición, pasamos al diagnóstico cualitativo para conocer las historias de vida, los desafíos cotidianos y la dificultad a la que se enfrentan los habitantes de los municipios para ejercer el pleno ejercicio de sus derechos sociales. Estos estudios se hicieron en colaboración con universidades, centros de investigación y organismos de la sociedad civil. De esta forma, logramos un análisis integral (cuantitativo y cualitativo) en el que se basó la planeación e implementación de las políticas públicas tendientes a mejorar las condiciones de vida de la población.

Gracias a este diagnóstico, pudimos elaborar un instrumento de planeación, coordinación y atención focalizada a nivel municipal, que denominamos “E-40”: Estrategia de atención prioritaria y permanente a municipios con el mayor número de personas -en términos relativos y absolutos- en situación de pobreza extrema en Oaxaca. Además de establecer las acciones a corto, mediano y largo plazo para abatir las carencias sociales, esta herramienta nos permite focalizar el presupuesto, los recursos materiales y humanos y las políticas públicas en los municipios más representativos de la pobreza en Oaxaca. Esto se vuelve indispensable en un estado con las características demográficas de Oaxaca, que está compuesto por 570 municipios con más de 13 mil localidades, 45% de las cuales tienen menos de 2.500 habitantes.

Nuestra estrategia de combate a la pobreza define criterios de implementación coordinada para involucrar a todas las dependencias y organismos del gobierno estatal, municipal y federal; así como a la academia, el sector productivo y la sociedad civil. Esta estrategia se construye sobre tres ejes transversales: 1) mujeres, 2) niñas, niños y adolescentes y 3) pueblos indígenas.

¿Qué políticas públicas se han implementado en Oaxaca para reducir la pobreza multidimensional?

En mi gobierno reconocemos que la pobreza es un fenómeno multicausal, que responde a muchas más variables que el nivel de ingresos. Por ello, las políticas públicas que diseñamos cuentan con dos dimensiones fundamentales: una económica y otra social.

La inversión pública y privada se generó debido al fortalecimiento de la gobernabilidad, al incremento de la confianza de los inversionistas y al mejoramiento de la infraestructura disponible. Estas inversiones generaron empleos formales, elevaron los ingresos de la población y, en general, dinamizaron la economía.

Como resultado en los últimos dos años, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el ingreso corriente trimestral por hogar ha aumentado $3.888 pesos (aproximada- mente 200 dólares). Además, 3,6% de oaxaqueñas y oaxaqueños rebasaron la línea de la pobreza que establece Coneval, es decir, 119.000 personas superaron la condición de pobreza por ingreso.

El incremento del ingreso y la implementación de programas como Cocinas Comunitarias, Desayunos Escolares Fríos y Asistencia Alimentaria a Sujetos Vulnerables ha permitido una disminución en la carencia de acceso a la alimentación en 3,5 puntos porcentuales. En 2018, 126.637 personas más que en 2016 pudieron comer sano, variado y suficiente.

La carencia en seguridad social ha presentado una disminución de 1,7 puntos porcentuales, lo que representa una población de más de 35.000 personas que ahora pueden gozar de dichas prestaciones. El porcentaje de disminución de esta carencia fue el más alto a nivel nacional.

A través de la vertiente social se implementaron políticas públicas que disminuyeron las carencias sociales que componen la medición multidimensional de la pobreza. Por ejemplo: en el año 2018, 435.675 personas más que en 2016, contaron con agua y saneamiento “MAS Oaxaca”. La disminución de la carencia en servicios básicos de la vivienda fue de 3,7 puntos porcentuales respecto a 2016.

También impulsamos un Programa de Fortalecimiento a la Vivienda gracias al cual más de 119.000 personas en Oaxaca ahora cuentan con muros firmes en su vivienda, lo que ha contribuido de manera importante en la reducción de la carencia de calidad y espacios en las viviendas de los oaxaqueños.

Por último, el Programa de Educación para Jóvenes y Adultos, mediante el cual en estos últimos dos años más de 23 mil personas recibieron su certificado por haber concluido la educación básica.

¿Qué hizo posible que se llevaran a cabo esas políticas públicas?

La implementación efectiva de políticas públicas en Oaxaca tuvo tres pilares fundamentales:

Primero, la definición de la estrategia de combate a la pobreza. Al inicio de mi administración identificamos puntualmente los factores que inciden en la pobreza y pobreza extrema y, en concordancia, establecimos una ruta con acciones específicas, metas claras, focalización del presupuesto y tareas asignadas a los miembros del gabinete. A través de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano se identificaron las carencias sociales por municipio y por localidad en un mapa interactivo que permitió conocer con claridad cuáles eran las principales carencias sociales en cada núcleo de población vulnerable.

Establecimos un tablero de control en donde cada miembro del gabinete tiene la obligación de reportar las acciones que realiza de manera mensual.

Segundo, la coordinación interinstitucional. Las acciones de política pública se hicieron de manera coordinada en todos los niveles de Gobierno federal, estatal y municipal. Con ello se logró aumentar la eficiencia de los programas al evitar duplicaciones o contradicciones y mejorar sus resultados al flexibilizar y agilizar su implementación. Además de involucrar activamente a la sociedad civil, el sector productivo y la academia. La suma de voluntades y esfuerzos ha permitido el desarrollo de una comunidad.

Y tercero, el seguimiento y evaluación permanente de la estrategia al más alto nivel. Establecimos un tablero de control en donde cada miembro del gabinete tiene la obligación de reportar las acciones que realiza de manera mensual, con lo que podemos evaluar el cumplimiento de las metas establecidas desde el inicio de la estrategia. Además, se realizan visitas de campo para verificar que lo que se reporta como terminado, realmente lo esté.

¿Cuál es la situación actual de la pobreza multidimensional en Oaxaca?

A pesar de que en los últimos dos años en Oaxaca se ha logrado revertir una clara tendencia de in- cremento de la pobreza, el 66,4% de la población aún padece al menos una carencia social y recibe ingresos que no son suficientes para cubrir todas sus necesidades básicas alimentarias y no alimentarias.

Si bien los avances en la batalla contra la pobreza extrema realizados en Oaxaca significaron que fuera la entidad con la mayor reducción en términos porcentuales de este indicador en el período referido, todavía en 2018 el 23,3% de la población vivía en condiciones de pobreza extrema.

Sin duda, enfrentamos grandes retos en el combate a la pobreza y la pobreza extrema. El análisis de las cifras del informe del Coneval nos indica que las cinco subcarencias más grandes en el estado son: estufas ecológicas, acceso a la seguridad social, drenaje, alimentación y rezago educativo (específicamente en adultos sin educación secundaria).

La subcarencia más grande en el estado es la falta de estufas ecológicas. Más de un millón de personas usan carbón o leña para cocinar y sus casas no cuentan con chimenea. En cuanto a la falta de drenaje, esta subcarencia afecta a 1.1 millones de habitantes.

Por el contrario, apenas el 0,9% de la población carece de acceso a la electricidad. Asimismo, más del 90% de los oaxaqueños y oaxaqueñas cuentan con un techo firme en su vivienda, puesto que solo el 0,6% de la población (24 mil personas) padece esta carencia.

La falta de seguridad social es un gran reto para Oaxaca, como para el resto de América Latina. Es la carencia social más grande del país y de Oaxaca. Su caracterización se puede resumir en dos grandes áreas de oportunidad: la primera se refiere a dotar con ac- ceso a servicios de salud y a una pensión para el retiro a 76,2% de las y los oaxaqueños (más de tres millones de personas); y la segunda es lograr que el sector productivo genere las condiciones justas para sus trabaja- dores. Actualmente, más 1.5 millones de personas que están económicamente activas no cuentan con acceso a la salud y/o pensión para el retiro.

La última medición de la subcarencia de acceso a la alimentación nos dice que todavía el 27,9% de la población enfrenta esta carencia, es decir, más de un millón de personas no comen sano, variado y suficiente.

Respecto al rezago educativo, aún tenemos el gran desafío de lograr la cobertura suficiente para atender al 27,1% de la población (más de un millón de personas) que no cuenta o no ha completado su instrucción en educación básica. Por otra parte, el combate al rezago educativo en niños y niñas entre 3 y 15 años ha tenido avances significativos. Sin embargo, el reto también allí sigue siendo grande, puesto que actualmente el 7,5% de este sector de la población no asiste a la primaria o secundaria.

¿Cuáles son los planes en términos de políticas públicas para seguir reduciendo la pobreza en Oaxaca?

Son varios. Entre ellos, fomentar los macroproyectos de infraestructura que permitan la conectividad y atracción de inversiones en sectores estratégicos en el mediano plazo, y que también permitan un desarrollo sostenible en el sureste de México.

También, queremos continuar con el fortalecimiento de una política social que permita desarrollar condiciones de bienestar y prosperidad para las familias oaxaqueñas, seguiremos enfrentando los factores causantes de la pobreza tanto desde lo económico como desde lo social. Por ejemplo, si la subcarencia social más alta en el estado es la falta de estufas ecológicas, será contemplada en el presupuesto del siguiente año para poner en marcha una política pública que permita su reducción para 2020-2021.

Además, nos interesa seguir con la caracterización de los problemas de desarrollo social de las comunidades y evaluar con base en la evidencia los resultados de los programas y acciones sociales, ya que esto nos permite elaborar planes efectivos de intervención a corto y mediano plazo para atender la situación de rezago y promover la activación económica de las poblaciones más vulnerables.

Asimismo, buscaremos mantener y ampliar los esquemas de coordinación institucional al incorporar a los gobiernos municipales en una dinámica de cooperación y coordinación, de modo que generen información social que contribuya a los procesos de identificación estratégica de la población vulnerable.

Seguiremos consolidando alianzas estratégicas con la sociedad civil, iniciativa privada y el sector académico para que nuestro trabajo gane amplitud, transparencia y eficiencia.

¿Qué es MPPN?

La red de pobreza multidimensional (MPPN por sus siglas en inglés)

es una iniciativa Sur-Sur que apoya a los formuladores de políticas públicas a desarrollar mediciones de pobreza multidimensional.


Promueve el uso de estas mediciones para llevar a cabo iniciativas más efectivas para la erradicación de la pobreza a nivel mundial, nacional y local.