Católico instruido, no será confundido

    El Jubileo, como nos lo recuerda nuestro Arzobispo de Antequera-Oaxaca, Don Pedro Vázquez Villalobos, “es un año de gracia, un año de crecer en santidad, de crecer en nuestro amor a Dios y a la Madre de Dios; un año para reconciliarnos con Dios, para aprovechar la Gracia que Dios nos concede”.

    Uno de los signos más importantes de un Jubileo es precisamente la Puerta Santa. En este Jubileo Extraordinario por los 400 años de la presencia de la Virgen de la Soledad en Oaxaca, se le ha denominado “La Puerta del Perdón”, porque al cruzarla se debe experimentar el amor de Dios que consuela, perdona y ofrece esperanza.

    Hace ocho días domingo se abrió la Puerta Santa en la Catedral Oaxaqueña, mientras que el día 18, en la fiesta de Nuestra Señora de la Soledad al pie de la Cruz, también se abrió la Puerta Santa en su Basílica Menor.

    Hoy, Domingo IV de Adviento, se hará también la apertura de la Puerta Santa en los siguientes templos: Nochixtlán, Zaachila, Yalalag, Ixtlán, Juquila, Tlaxiaco, Pápalo, Etla, Miahuatlán, Tlacolula y Ejutla. Así, pues, tanto en la Catedral, como en la Basílica de la Soledad o en estos templos, podemos acudir para alcanzar las indulgencias que este Año Jubilar nos ofrece.

    Para nosotros lo católicos la indulgencia, cuyo nombre proviene de la palabra “indulto”, del Latín “indultum” que significa “sin deuda”; es el medio que existe para la remisión, ante Dios, de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la Redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos” (Catecismo de la Iglesia Católica, núm. 1471). La indulgencia puede ser parcial o plenaria, según que libre en parte o en todo de la pena temporal debida por los pecados. Y no pueden “transferirse” a otra persona viva, pero sí pueden aplicarse a los difuntos a manera de sufragio (CEC 1479). Si Dios permite el próximo domingo te comparto los requisitos para alcanzar indulgencias.

    Por otra parte, estos días de preparación para la Navidad, nuestros hermanos de la Ola Celeste Oaxaca nos invitan a la Magna Posada Diocesana que se realizará este domingo 22, a las 6 de la tarde (18:00 h), la cual partirá del parque que está por el Instituto Renacimiento del Valle, hacia la Cruz de Piedra, pasará por la plazuela del Carmen Alto y se dirigirá hacia la Catedral, donde se realizará una pastorela. Como los hermanos de la Ola Celeste nos recuerdan: “Defender la vida es tarea de todos, por eso festejemos la vida de Jesús en el vientre inmaculado de María Santísima”.

    Preparémonos, pues, para celebrar el Nacimiento del Niño Dios, Aquél que “siendo de condición divina, no se apegó a su igualdad con Dios, sino que se redujo a nada, tomando la condición de servidor, y se hizo semejante a los hombres en todo, menos en el pecado” (Fil 2, 6-7; Heb 4, 15); y en la fragilidad de un recién nacido, llegó al Mundo en un humilde pesebre que sus padres, San José y María Santísima, convirtieron en la más pura y digna cuna para recibir a nuestro Niño Dios, el Rey de reyes y Señor de señores; nos toca ahora prepararle en nuestro corazón un pesebre digno, acogiéndolo en nuestros hermanos, sobre todo en los más necesitados e indefensos, entre ellos los niños por nacer. ¡Que así sea!

LUBIA ESPERANZA AMADOR.

lubia_ea@hotmail.com