EXCELSIOR

Oaxaca.- Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, ofreció una disculpa por impulsar la Medalla Francisco Toledo sin contar con la autorización expresa de la familia del artista oaxaqueño, pese a lo cual quedó instituida en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 18 de diciembre, y no podrá ser cancelada y se continuará con su trámite.

Quiero ofrecerles una disculpa pública, pero estaba programado (el tema) en la Cámara de Diputados, para subirlo al pleno y presentarlo. Entonces no tuve una respuesta en tiempo y forma. Yo les ofrezco una disculpa, pero tú sabes que en los temas legislativos hay una lista. De pronto me dijeron que subía ese día con el tema y tuvimos que presentarlo”, dijo en entrevista con Excélsior.

Sin embargo, Mayer aclaró que sí consultó a algunos integrantes de la familia del artista fallecido en septiembre pasado, para conocer su opinión sobre la institución de dicha presea, con la cual el órgano legislativo reconocerá a lo mejor de la cultura y la labor social de México a partir de este año.

Claro que es importante la opinión de la familia, a la que le tengo mucho cariño y respeto. Yo estuve en contacto con algunos de ellos antes de que se autorizara y se votara.

Incluso, vi a la subsecretaria Natalia Toledo, a quien fui a ver personalmente y le pedí que me dieran su punto de vista. Lamentablemente no la tuvimos en tiempo y forma, así que la comunicación llegó un poquito extemporánea”, afirmó el legislador.

¿Qué comentó con Natalia Toledo?, se le preguntó.

Uno de los temas que me comentaron era que para el maestro Toledo no era importante el reconocimiento de su nombre como tal, sino la labor social que se podría hacer a través de eso.

Entonces coincidimos plenamente en lo que ellos me dijeron y se cambió el concepto de la presea, donde no nada más se reconocerá a lo mejor de la cultura o de un artista, sino para que siga siendo una fuente de inspiración de personas, artistas y creadores que realicen proyectos a beneficio de la sociedad”.

Y añadió: “Entonces se hicieron las modificaciones. Sin embargo, ahora ellos nos piden que no lleve el nombre, porque de alguna manera Toledo nunca quiso ese tipo de reconocimientos. Pero estamos hablando de cuando él estaba en vida y ahora las condiciones cambian”.

¿Cómo recibió la respuesta de la familia?

Sí nos pone entre la espada y la pared porque hablamos de un artista que pasa a ser parte de la historia y del patrimonio cultural de México, pero no nada más es un tema que corresponde evidentemente a la familia, sino que fue aceptado y reconocido por diputados de Oaxaca (como Armando Contreras Castillo), quien también presentó dicha iniciativa y que, en teoría, él tuvo contacto en su momento con el artista y le manifestó este tipo de reconocimiento”.

Pero a partir del fallecimiento del artista, “el tema pasa a ser de la ciudadanía, porque es un tema de patrimonio cultural y no nada más su legado cultural artístico, sino su legado social, y yo estoy convencido de que la única forma de darle seguimiento a este legado social, independientemente del cultural, es el reconocimiento con esta medalla”.

¿Por qué?

Porque se puede perder ese legado social. Una cosa es que él en vida apoyó e impulsó con su labor social, pero si ya no está físicamente, ¿cómo podemos darle continuidad a ese trabajo si no es a través de un reconocimiento al trabajo que hizo?”.

FUE POR UNANIMIDAD

La polémica por la creación de la Medalla Francisco Toledo inició el pasado 18 de diciembre, cuando circuló una misiva firmada un día antes por Natalia Toledo –subsecretaria de Diversidad Cultural y brazo derecho de la secretaria de Cultura Alejandra Frausto–, Laureana, Jerónimo, Sara y Benjamín, hijos del artista, y de su viuda Trine Ellitsgaard, en la cual solicitaban que la medalla no llevara el nombre del artista.

Sin embargo, aquel mismo día apareció en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto para otorgar la presea, con lo cual se adicionó el numeral 5 al artículo 261 del Reglamento de la Cámara de Diputados, aprobado por unanimidad.

Hay que entender que en esta aprobación participaron los grupos parlamentarios de todos los partidos políticos, que se publicó en el DOF el 18 de diciembre y entró en vigor en el mencionado decreto”, dijo.

¿Aunque la familia ha insistido en que una medalla no coincide con la ideología y los principios de Toledo?, se le cuestionó.

Tienen razón al decir que su padre estuvo en contra de cualquier reconocimiento y cualquier presea, pero hay que entender que hoy en día ya no está presente. Ya es diferente y cambia la situación. Y estoy convencido que la mejor forma de honrarlo y de darle seguimiento a la labor social y cultural (de Toledo) es a través de este reconocimiento. Además, yo creo que el trabajo del maestro no se queda ni se limita en el proyecto que realizó en Oaxaca, y que el reconocimiento con una medalla lo amplía a nivel nacional e internacional”.

¿Qué sigue?

Expedir el reglamento para entregar dicha medalla. Esto le corresponde a la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, presidida por el diputado Jorge Luis Preciado, junto con el Órgano de la Dirección y Gobierno de la propia Cámara de Diputados. Esto ya no me corresponde a mí, ya no está en mi área, porque ya está aprobado y ellos son los que tienen que hacer la reglamentación”.

¿Cuándo estaría listo?

Se cuentan 90 días a partir de que se publicó en el DOF”.

¿Cuándo se entregaría la presea?

Tendría que ser entregada este primer año, lo cual quedará dentro del reglamento, donde estarán los estatutos, las bases y su fecha de entrega”.

¿Revisará la posibilidad de revertir el nombre a la medalla?

Sí, por supuesto. Si existe la posibilidad, para no tener conflicto (con la familia), lo digo abiertamente, se tratará de respetar esa voluntad. Si es viable, veremos que se lleve a cabo. Y si no… pues se enterarán. Pero espero que exista la sensibilidad de entender la magnitud de este maravilloso reconocimiento”, concluyó.