EXCELSIOR

Oaxaca.- La familia de Francisco Toledo (1940-2019) no está de acuerdo con la postura del diputado Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, en el sentido de que, tras la muerte del artista oaxaqueño, los temas relacionados o asociados a su persona pasen a ser de la ciudadanía, los derechos de autor sobre su nombre y firma son de la familia, es decir, de carácter privado.

Así lo informó a EXCÉLSIOR la familia, a través de una segunda carta que remitió a Mayer, en la que los familiares sostuvieron su decisión de que se retire el nombre de Francisco Toledo a la presea que el pasado 18 de diciembre quedó instituida en el Órgano Legislativo, con lo cual dicho galardón podría ser sometida a un “veto de bolsillo”, de acuerdo con el diputado José Luis Preciado, titular de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias.

La petición fue emitida ayer, en una carta firmada por la familia Toledo, integrada por sus hijos Natalia –subsecretaria de Diversidad Cultural de la Secretaría de Cultura federal–, Laureana, Jerónimo, Sara y Benjamín López, y su viuda Trine Ellitsgaard, luego de que Sergio Mayer ofreciera disculpas por impulsar dicho reconocimiento, pese a no contar con su autorización.

La misiva le recordó al legislador que, “el pasado 17 de diciembre, a través de una carta, (le) pedimos que no se utilizara el nombre de nuestro padre y esposo para nombrar una medalla; con anterioridad ya le habíamos hecho saber esta decisión explicando que el maestro Francisco Toledo no era partidario de reconocimientos y homenajes”.

La misiva fue enviada por la familia, luego de que este diario informara que se continuará con el trámite para la entrega de dicha medalla, a la espera de que la familia sea sensible para comprender la magnitud de la importancia del galardón, pese a sus peticiones.

Explicaron que la decisión no ha sido fácil: “Para nosotros, como su familia, no ha sido fácil tomar decisiones donde el nombre del maestro Toledo está involucrado. Sin embargo hemos tratado de seguir lo que él en vida manifestó, ya que en distintas ocasiones con mucho respeto declinó varios reconocimientos y preseas”.

Como cuando le dieron la distinción de Creador Emérito y sumó los recursos que recibía al fondo de becas para apoyar a estudiantes de distintos niveles educativos, hasta que en 2019 renunció a este título para no seguir administrando dicho recurso. “Sin embargo, al no ser posible, decidió crear tres nuevas convocatorias de los Premios CaSa de creación literaria en triqui, huave y mixe, concurso que creó en 2011 dirigido a los zapotecos, y en 2018 incluyó a la lengua mixteca”.

Y añade: “De ninguna manera estamos de acuerdo en que, tras la muerte del maestro Toledo, los temas relacionados o asociados a su persona pasen a ser de la ciudadanía; reiteramos nuestra posición en que lo único que pedimos es respeto hacia nuestro padre y esposo. El legado del maestro Toledo, institutos que creó y proyectos que impulsó son para todo el público, pero su nombre y persona son de carácter privado, así como él siempre llevó su vida”.

También detalla que el artista creó la asociación Francisco Toledo con la finalidad de que ésta cuide y vele por el patrimonio que formó, “pero también para el debido uso de su nombre, lo cual dejó estipulado que los derechos de autor, sobre su nombre y firma, son de la familia.”