REFORMA

Jorge Ricardo

Cd. de México (15 enero 2020). En medio de la polémica que desató el nacimiento de su primer nieto en un hospital de Houston, Texas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sólo respondió que es una bendición. 

“Esa es una bendición, ahora sí van a poder decir que…”, expresó al salir de la sede de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) en auto.

En medio del tumulto de quienes le preguntaban cómo se sentía por ser abuelo, López Obrador no logró terminar la idea, interrumpido por reporteros y asistentes a la comida por el 75 de aniversario de la SACM.

Ayer, su hijo mayor, José Ramón López Beltrán, confirmó el nacimiento de Salomón Andrés Manuel, que tuvo con su pareja Carolina Adams el pasado jueves 9 de enero.

Esto desató una serie de críticas, pues sucedió en un hospital de Houston y no en México, justo en los días en que López Obrador echó a andar el Instituto de Salud para el Bienestar que, según el Presidente, pondrá los servicios de salud al nivel de los de los países nórdicos.