Oaxaca.- Durante diciembre de 2019, 3.1% de la población económicamente activa (PEA) declaró estar desocupada, este nivel de desempleo es el menor alcanzado en el año y el mejor para un diciembre desde que se tienen registros (2005). En el mismo mes del 2018 el desempleo alcanzó un nivel de 3.6% de la PEA. 

Los indicadores que evalúan el desempeño del mercado laboral en México presentaron resultados diversos durante el último mes del 2019. Por un lado, la participación laboral, el desempleo y la informalidad laboral mostraron avances; las condiciones laborales de los trabajadores y la subocupación retrocedieron. 

Durante diciembre del año previo 3.1% de la población económicamente activa (PEA) declaró estar desocupada, este nivel de desempleo es el menor alcanzado en el año y el mejor para un diciembre desde que se tienen registros (2005), de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía). En el mismo mes del 2018 el desempleo alcanzó un nivel de 3.6% de la PEA.

La tasa de participación laboral, que refiere a la fuerza laboral potencial, se ubicó en 60.2%; esto implica que 60 de cada 100 mexicanos mayores de 15 años se encuentra económicamente activo. En comparación con el año pasado la participación incrementó 0.7 puntos, en diciembre del 2018 se colocó en 59.5 por ciento.

La informalidad laboral también registró un avance modesto. La proporción de ocupados en esta situación pasó de 56.8% a 56.1% de diciembre 2018 al mismo mes del 2019. Aún con la ligera reducción de informales la cifra continúa superando a la mitad de la población ocupada convirtiéndose en una de las principales problemáticas del mercado laboral mexicano. Este nivel de informalidad implica que en el país sólo 44 de cada 100 trabajadores tienen garantizados los derechos mínimos laborales como prestaciones, seguridad social y contratos formales.

Los retrocesos

Por su parte, durante el último mes del 2019 el porcentaje de subocupados incrementó de manera importante a escala nacional. La tasa de condiciones críticas de ocupación también alcanzó niveles altos que el año previo.

La subocupación laboral, concentra a todos los trabajadores que aun teniendo una ocupación están en busca de otra para completar sus necesidades temporales o económicas. Este porcentaje aumentó de 6.6% de los trabajadores en diciembre del 2019 a 7% en el mismo mes del 2018, un alza de 0.4 puntos.

Por su parte, la tasa de condiciones críticas de ocupación se ubicó en 18.8% de los ocupados, mientras que el año previo se colocaba en 15.3 por ciento. Este indicador al laboral alcanzó sus niveles máximos históricos (desde 2005) durante el 2019, expresando un retroceso importante en términos de precarización laboral. Esta tasa evalúa las condiciones laborales de los ocupados desde la duración de sus jornadas, el nivel de sus ingresos y la combinación de ambas variables.

Área metropolitana y norte, con mayor desempleo

Después de Tabasco, la entidad con mayor nivel de desempleo en el país (6.4% de la PEA) desde hace algunos años por la crisis energética, la Ciudad de México y las entidades próximas a ella junto con la región norte presentan significativamente mayor desocupación que el resto del país.

La tasa de desempleo en la capital mexicana se ubicó en 5.2% de los económicamente activos, en Querétaro y el Estado de México se colocó en 4.7 y 4.2% respectivamente.

Sonora y Coahuila fueron las entidades norteñas con mayor desempleo, 4.2 y 4.0% de sus económicamente activos se encontró en esta situación durante el último mes del 2019.