EL HERALDO

Oaxaca.- En 2017, los directores de cine Bong Joon-ho y Noah Baumbach, se abrían paso en el Festival de Cannes, gracias a dos películas estrenadas en la plataforma de Netflix, Okja y The Meyerowitz Stories.

La llegada de ambas cintas al Festival desataron una serie de posturas contrastantes; una de ellas fue de Pedro Almodóvar, el renombrado cineasta que fungía como parte del jurado afirmó:

“Me parece una enorme paradoja dar una Palma de Oro y cualquier otro premio a una película que no pueda verse en la pantalla grande.”

Estos posicionamientos coincidían con la negativa de Netflix a estrenar sus películas en las salas de cine antes de ser subidas a la plataforma; lo que terminó por sembrar una nueva duda en el público ¿las plataformas de streaming realmente benefician al cine en algo?

La necesidad de evolucionar del cine

Si se considera que tan solo en los años 90 las primeras transmisiones en streaming de eventos importantes comenzaban a circular y a principios del 2000, despegaban empresas como YouTube y Netflix, podremos decir, sin duda alguna, que la evolución del streaming ha sido una de las más veloces.

En palabras del mismo Almodóvar, las nuevas generaciones parecen no conocer la hipnosis de una pantalla y la magia que ésta transmite. Si bien esto es cierto y que las plataformas de streaming no pueden tratar de sustituir las formas de consumo ya existentes, sí ofrecen beneficios para el público que vuelven de sus empresas una solución mucho más accesible y cómoda.