Oaxaca.- Que peligroso resulta que un político con poder reaccione tan visceralmente. Siendo presidente de la República, casi todos sus funcionarios y legisladores lo adulan y emulan. Creen que su falta de capacidad la pueden suplir con una mal entendida lealtad a su jefe o, simplemente imitando sus formas de ejercer el poder. 

Eso sucede con Salomón Jara Cruz, Flavio Sosa y su hermano el diputado Horacio, morenistas de gran poder a partir del férreo control que ejercen en el (peor) Congreso del estado. Este senador maneja a su libre albedrío el presupuesto de la cámara -más de mil millones de pesos- a través de Laura Estrada y ahora con Horacio Sosa en la presidencia de la JUCOPO. A eso se debe que se pase más tiempo grillando en Oaxaca que cumpliendo sus labores como Senador. Contra lo que ordena la ley, anda en adelantada campaña en los municipios que gobiernan sus colaboradores.

VENGATIVO

Con tanto poder, esta tripleta adopta actitudes de inquina contra el Fiscal General del estado Rubén Vasconcelos Méndez. Salomón no perdona aquella acción policiaca, con agentes de la AEI, en la que descubrieron sospechosas relaciones entre políticos y la delincuencia organizada.

En vísperas de la pasada Navidad fue detenido el extinto presidente municipal de Jalapa de Díaz, Arturo García Velásquez. Lo acusaron de acopio de armas de uso exclusivo del Ejército y otros delitos. Por esas fechas aparecieron avisos de supuestos carteles que relacionaban a este alcalde de tener ligas con otros grupos delincuenciales. Finalmente, Arturo García fue asesinado por un grupo de hombres armados que lo cazaron cuando presidía un evento oficial en su municipio.

Al día siguiente de aquel arresto conocimos acciones muy escandalosas. El mismo Salomón Jara teniendo al lado a su fiel Flavio Sosa, organizó una conferencia de Prensa. Se erigió en juez de facto. Dijo que el edil Arturo García era “completamente inocente” y que su captura se dio por cuestiones políticas. Fustigó severamente al Fiscal Vasconcelos a quien acusó de aplicar facciosamente y con fines políticos la ley.

Fue una maniobra política certera, el senador puso en juego toda su influencia política y el presidente municipal que protegía, fue liberado. Lo extraño es que a los pocos días fue ejecutado.

Caso tan escandaloso necesariamente marca el destino político de este Senador que ya se mueve como virtual candidato a gobernador. A eso se debe la ojeriza contra el Fiscal de quien aprovecha su candidez para cobrar venganza.

YAITEPEC

Los “apagafuegos” que buscan controlar el conflicto originado por la detención del presidente municipal de Yaitepec, Roberto Salinas Santiago, dicen que el arresto fue muy inoportuno y mal planeado. Este alcalde y su hermano Fausto son destacados activistas del cartel 22 y muy cercanos a Salomón Jara, a Flavio Sosa y al padre Wilfrido Mayren (Uvi). Son incitadores temerarios del conflicto. Así que el nuevo bloqueo hacia Juquila es una especie de nudo gordiano (El término “nudo gordiano” ha permanecido en el lenguaje para dar nombre a una dificultad que no se puede resolver, o a un obstáculo difícil de salvar).

Aunque el arresto del edil de Yaitepec es en cumplimiento de la ley porque hay denuncias graves en su contra, hay indicios de que el Fiscal, en este caso, tiene la intención de jugar políticamente. A Roberto Salinas lo acusa de un delito no grave. Ignora los señalamientos de homicidio, acopio de armas y otros delitos graves que acusaron miembros de la familia Peralta apostados tres días en la Defensoría de Derechos Humanos en reclamo de justicia contra los hermanos Salinas.

El presidente municipal de Yaitepec y su hermano, a decir de la familia Peralta, son individuos temerarios y con gran influencia porque tienen el apoyo de políticos y curas muy influyentes.

Los términos en que redactan la carta abierta que hicieron circular ayer en nombre de la supuesta “Asamblea General de Yaitepec”, dejan ver las manos que mueven la cuna. Principalmente las de los capos del cartel 22, las de los curas pelean las multimillonarias limosnas que la industria de la milagrería produce en “El Pedimento” y las de los políticos perversos como Salomón. La jerarquía católica quiere ese dinero que, hasta antes del conflicto, iba a las manos del comisariado de Bienes Comunales de Juquila. Este es el meollo del asunto.