Hay tres visiones en relación a la crisis por la que atraviesa en este momento la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, agravada con la huelga que hoy entra a su sexto día.

         1.- La de los universitarios que sostienen que todo seguirá igual. Que los 3 grupos de poder que manejan el STEUABJO lo que quieren es dinero y en cuanto reciban los 18 millones de pesos que están pidiendo por supuestas recategorizaciones y reconocimiento de antigüedad, levantarán la huelga.

       2.- Hay, al menos, tres funcionarios del gobierno del estado -El Secretario General de Gobierno Héctor Anuar Mafud, el diputado Alejandro Avilés y el Secretario de Administración Germán Espinoza- que tienen la encomienda de cabildear con los grupos al interior de la Universidad. Su tarea debería ser la de encaminar la solución del conflicto, pero, por lo visto, parece que su principal empeño es enredarlo más. Saben que en río revuelto ganancia de pescadores. Les gana el apetito por influir en la próxima sucesión del Rector. Si alguno de estos políticos logra que entreguen al STEUABJO esos 18 mdp, estaríamos ante la realidad de que nada cambia en esa institución. Por su parte, el Rector Eduardo Bautista no tiene mayor margen de maniobra. Está sujeto a los lineamientos de la SEP: no más plazas, tope salarial y no más prestaciones. Lo atan de manos.

       3.- Hay algunos veteranos maestros, funcionarios y uno que otro sindicalista que sostienen la idea de que, a partir del mensaje presidencial de terminar con los cacicazgos en las Universidades públicas, la UABJO puede cambiar. En breves charlas me dicen que de todo lo que acontece, de las declaraciones del Rector y de los cabecillas de los grupos de poder, de las propuestas en el Congreso local y de todas las opiniones vertidas sobre el conflicto, puede venir el sacudimiento que provocaría algún cambio en la Universidad. Es lo que su optimismo les indica siempre y cuando, dicen, haya voluntad política de los gobiernos federal y estatal. Sin este ingrediente, la UABJO seguiría en poder de los grupos caciquiles y condenada a la postración.

MANOSEOS

       Hay algo que alienta a los que apuestan a que todo seguirá igual. Ven con singular alegría el hecho de que, como si fuera pila de agua bendita, todos meten mano en la huelga. Señal -dicen- de que, a pesar de los lineamientos de la SEP, todo seguirá igual.

       Hasta los diputados locales morenistas incondicionales de Salomón Jara, intentaron entrar al rejuego sabedores de que la Universidad es codiciado bastión político y caja de resonancia de todo acontecimiento político y social. Lanzaron una especie de buscapiés con la propuesta del diputado Mauro Cruz de crear un organismo fiscalizador para la UABJO. Dado el oportunismo, lo que provocó fue la unidad de todos los grupos universitarios que, al unísono, lo rechazaron porque significaría -dicen- un instrumento violatorio de la autonomía universitaria.

TENEBROSOS

       Las manos más visibles que dan cuerda al STEUABJO, corresponden a tres cabecillas de grupo.

       Ariel Abelardo Luján Pérez es el líder formal de este sindicato, pero parece una marioneta. Está cooptado por tres grupos. El que lideran los Chapos; otro que encabeza Gustavo Avendaño ex dirigente y eterno poder tras el trono. También lo acicatean los del grupo que mueve el ex diputado local Antonio Rivera Ramos un devaluado perredista que, de chiripa, ligó la curul cuando el difunto Anselmo Ortiz pidió licencia para buscar la diputación federal que no ligó. Todos son conocidos por su apego a las negociaciones en lo oscurito.

       Señalar a Lujan de títere no es ocurrencia. El mote se lo ganó a pulso cuando le impusieron al temerario porro apodado “El Sonrrincs” Francisco Velásquez Rodríguez como presidente del comité de huelga. Este fiel cancerbero de los Chapos puede ser considerado un individuo omnipresente. Es funcionario del departamento de nóminas de la UABJO, director de vinculación en el Ayuntamiento de Salina Cruz y ahora opera como mandamás del comité de huelga del STEUABJO sin descuidar su chamba de porro.

       Con estos tres grupos que mueven la huelga del STEUABJO, cabildean los negociadores del gobierno del estado. Están midiendo fuerzas para ver de que lado inclinan la balanza pensando, siempre, en la elección universitaria el próximo mes de mayo. Lo tenebroso es que estén proponiendo transacciones cuando la SEP ha marcado ineludibles parámetros para toda negociación laboral en las Universidades públicas.

VIENE ALITO

       Para dar un poco de aliento a los alicaídos priistas, el presidente nacional del otrora partidazo, Alejandro “Alito” Moreno, presidirá hoy en el Centro de Convenciones de esta caiudad, una reunión nacional de coordinadores de diputados priistas en los congresos estatales. El dirigente estatal Jorge González Ilescas será el anfitrión.