El Gbernador Alejandro Murat Hinojosa ha reiterado su decisión de que en su gobierno no haya impunidad. Que el que cometa algún delito, debe responder.

       Eso sostiene el jefe del Ejecutivo, pero lo raro es que el Fiscal General del estado, Rubén Vasconcelos Méndez, en el caso del presidente municipal de Yaitepec, Roberto Salinas Santiago, al integrar la averiguación deja huecos que permiten la no aplicación cabal de la ley. Algunos juristas consultados me dicen que la consignación fue muy laxa.

       Resulta muy extraño que a pesar de los señalamientos directos por homicidio y otros delitos graves que hacen miembros de la familia Peralta, deudos y huérfanos contra el edil Roberto Salinas y su hermano Fausto, el Fiscal aporte otros datos (es lo que está de moda). Eso permite que el presidente municipal de marras ande libre ¿Qué negociaciones hubo?

       Aquí sucede lo que el pensador español Ortega y Gasset sentencia: “siempre que se encuentren en la misma acera la política y la justicia, ésta tiene que hacerse a un lado para que pase la política”. Esto es lo que se ve en el tenebroso pleito entre Juquila y Yaitepec, por las multimillonarias limosnas de “El Pedimento”.

       Las manos negras abundan en este conflicto que mantiene en ascuas a los vecinos de Juquila que, al ser bloqueada la carretera, ven caer brutalmente su economía sostenida fundamentalmente por la afluencia de católicos a ese santuario. Lo extraño es que la Iglesia Católica también ve caer la industria de la milagrería. Las limosnas tanto en El Pedimento como en el templo de Juquila, disminuyen con el conflicto que impide el paso a los peregrinos. Eso ocurre, pero es tal la perversidad que siguen anclados en el dilema del egoísmo que los lleva a decir “si no es para mi -el dinero- que no sea para nadie”.

ESOS SON

        Ahora que el presidente AMLO pide “lamparear” a los incitadores de conflictos políticos, vale mencionar los que mecen la cuna en Yairtepec. Está la jerarquía católica a través del cura Wilfrido Mayrén. También hay políticos morenistas como Salomón Jara, Flavio Sosa, están algunos activistas del cartel 22 y otros. Todos ellos utilizan a los hermanos Salinas.

       Desde que los de Yaitepec, azuzados por los hermanos Roberto y Fausto Salinas, reactivaron las rencillas por la posesión de los terrenos de “El Pedimento”, en el ESCAPARATE advertí el riesgo en mi entrega del 13 de marzo del año pasado.

INCITADORES

       Desde el punto de vista legal, en cuestión de límites no hay nada que alegar, pero las ambiciones económicas por parte de la Iglesia católica, y la política del agandalle por parte de los incitadores del Morena y del cartel 22, pueden hacer estallar la violencia.

       Quieren apoderarse la presidencia municipal de Yaitepec, para su activista Fausto Salinas.

         Por su parte, Salomón, Flavio, Peimbert y Uvi, quieren recuperar El Pedimento para que la Iglesia católica los exorcice y aminore el peso de ese gran costal de pecados que cargan sobre sus hombros. El demonio de Tasmania no quiere arder de por vida en el infierno. Estas son las ambiciones celestiales de los que atizan el caso Juquila-Yaitepec. Sus afanes económico-políticos, ya se los resolvió Morena.

       Sus intenciones quedan de manifiesto en el documento que los instigadores de Yaitepec hicieron circular. Coinciden con la consigna de recuperar -“al costo que sea”- El Pedimento. Así lo manifiestan: “…también han despojado a la iglesia la limosna del pedimento como crueles delincuentes y están violando los derechos de la asociación religiosa…”.

        En la tercera reunión con las instancias de gobierno, el presidente municipal de Yaitepec, Etelberto Cruz Peralta, aceptó un acuerdo de paz, pero al llegar a su pueblo lo encaró un grupo que encabeza el profesor Fausto Salinas Santiago y contra la disposición del pueblo que quiere tranquilidad, no retiraron el bloqueo

       Todos los incitadores tienen un objetivo claro: desatar la violencia con la idea de que algo obtendrán. El entorno de los sucesos descubre el objetivo: Que el partido Morena se adjudique la presidencia municipal de Yaitepec en poder del PRI. El que se apunta para la elección que mediante usos y costumbres se realizará en octubre próximo, es el profesor Fausto Salinas (fin de aquella entrega).

       No ganó la presidencia Fausto, pero sí su hermano Roberto. De todas maneras, amarraron el poder absoluto al nombrar al primero regidor de Hacienda.

ACUSACIONES

       Hay acusaciones graves contra los hermanos Salinas por sus latrocinios en Yaitepec. Los dramáticos relatos de los niños huérfanos que los acusan del asesinato de sus padres. También el señalamiento de Esperanza Peralta quien los responsabiliza de la desaparición de su esposo, el abogado Maurilio González Castro, el 25 de noviembre pasado durante un enfrentamiento armado entre Yaitepec y Juquila, en “El Pedimento”, deben conmover al Fiscal y ahonde la investigación.