Oaxaca.- Como en las trifulcas barriobajeras podemos decir que el senador morenista Salomón Jara ya la agarró contra el Fiscal General del estado, Rubén Vasconcelos Méndez. Al legislador no le agrada que la autoridad moleste a sus correligionarios políticos, aunque delincan. 

       Eso sucede con un activista del membrete FUCO que lidera el cuestionado presidente municipal de San Blas Atempa, Antonino Morales Toledo. Se llama Manuel Ramírez Jiménez y le apodan “El Galleta”; fue detenido en cumplimiento de una orden de aprehensión por haber asesinado a un ciudadano que se oponía a uno de los recurrentes bloqueos del FUCO (Frente Unido de Comunidades de Oaxaca). 

       La Fiscalía, al concluir las investigaciones, detuvo al Galleta lo cual no agradó al senador Jara protector a ultranza de Antonino Morales. Además de ser del mismo partido, Morena, los unen compromisos políticos que los llevan al manejo discrecional de las arcas municipales de San Blas Atempa. 

       Al saber de la captura del pistolero de su socio Antonino, Salomón montó en cólera. Aunque aún no diluye el embrollo en que se metió al defender a ultranza al presidente municipal de Jalapa de Díaz, asesinado después en situaciones muy parecidas a las ejecuciones de la delincuencia organizada, este senador repite el episodio. Es decir, defiende a individuos de comportamiento sospechoso.

                               INDEFENDIBLES

       Antonino Morales, aunque ya es presidente municipal del gobierno “diferente”, es un tipo violento decidido a obtener canonjías políticas por medio de la presión política y tiene antecedentes penales. Fue vinculado a proceso judicial por la Fiscalía General de Oaxaca. Lo acusaron por el delito de despojo. En la causa penal 272/2018, se establece que se apropió ilegalmente de un predio ubicado en el paraje conocido como “la Chixhihui” en ese municipio. Es tan peligroso este edil que la parte acusadora pidió medidas cautelares para que no pueda acercarse a los denunciantes.

       Lo aberrante es que su partido lo sigue sosteniendo en el poder pese a que él y su hermano tienen sendas acusaciones por lesiones, daño, portación de armas de fuego, amenazas y extorsión. Los dos fueron militantes del PRD, pero saltaron al MORENA cuando descubrieron los alcances del partido de López Obrador.

      En el haber de esos hermanos hay algo más delicado. En los expedientes policiacos hay sobre ellos señalamientos de presuntas relaciones con bandas de “huachicoleros”.

       El año pasado el hermano del edil fue capturado con tres armas de fuego y más de 250 mil pesos en efectivo, fue puesto a disposición de autoridades federales y liberado casi de inmediato ¿saben cómo obtienen impunidad? Con el membrete FUCO presionan mediante bloqueos, marchas y plantones. Así lo hicieron el año pasado, pero la Fiscalía lo vinculó a proceso penal.

        En el 2018, los medios dieron cuenta de lo siguiente: tras una persecución en la que participaron policías estatales y personal del Ejército, el alcalde electo Antonino Morales y dos de sus escoltas fueron detenidos y remitidos a los separos del municipio de Ciudad Ixtepec.

       Las armas que los guardaespaldas portaban fueron aseguradas y se estableció, a través de un examen médico, que los detenidos estaban en estado de ebriedad. Inexplicablemente fueron liberados.

       En los bloqueos de carretera que organizó por más de 10 días consecutivos el tal Antonino para que cancelaran su proceso por el delito de despojo, su pistolero, el Galleta, disparó contra el joven Balam Eduardo Toledo Castillejos quien murió. Por este homicidio se inició la averiguación 151/2019 contra el criminal. Esto es lo que no le gusta a Salmón Jara. Dice que se trata de “persecución política”.

         Resulta paradójico que mientras el presidente AMLO, todos los días recuerda a sus correligionarios en sus “mañaneras” que este es un gobierno “diferente”, que los abusos, los excesos y la corrupción quedaron en el pasado, el edil de marras y su protector Salomón Jara sigan utilizado el poder para dar impunidad a delincuentes.

                           ARREMETE SALOMÓN

       Hace dos días, el presidente municipal de Matías Romero, otro protegido del senador Jara, fue acusado por el secuestro de una de sus regidoras que se atrevió a denunciar millonarios desvíos de las arcas municipales.

       Esto confirma la calidad moral de los políticos morenistas protegidos de Salomón, y de él mismo, pero lejos de avergonzarse, ayer hizo circular un video en las redes con una dura crítica contra el Fiscal Vasconcelos por aplicar la ley.

       No dice que sus protegidos son delincuentes. Sostiene que la “detención arbitraria” de los activistas del Morena es “para tratar de frenar la lucha social en los pueblos de Oaxaca”.

       Afirma que el Fiscal “solo disimula la aplicación de la justicia cuando se trata de incriminar a los luchadores y defensores de las comunidades indígenas”.