Juan Martínez Ferra 

Oaxaca. Un juez federal ordenó a las autoridades de Oaxaca que garanticen el retorno seguro de una familia que fue expulsada hace dos años de san José Quianitas, del municipio de Santa María Quiegolani, por motivos religiosos.

En conferencia de prensa, una de las víctimas y sus abogados, narraron que luego de más de dos años, por fin pudieron retornar a sus domicilios; sin embargo, denunciaron que aún no se han restablecido en su totalidad los servicios.

En diciembre del año 2017, Nicasio Lucas Pérez y Filadelfo Santos Pérez fueron expulsados de dicha comunidad de la región Sierra Sur, debido a que los obligaban a desempeñar cargos en la iglesia católica, cuando ellos profesan la fe evangélica.

Tras ello otros miembros de su familia, hasta hacer un total de 10, fueron saliendo también de dicho pueblo, debido al hostigamiento e intolerancia religiosa.

Finalmente, luego de acudir a las autoridades judiciales, el Juez Tercero de Distrito resolvió el amparo 138/2017 y ordenó su regreso de Nicasio Lucas Pérez y Filadelfo Santos Pérez, los dos que originalmente fueron expulsados, el retorno a su comunidad.

No obstante, encontraron en Quianitas algunas resistencias, daños a sus casas, en tanto que los servicios que les cortaron no han sido restablecidos en su totalidad.

En la conferencia de prensa estuvieron los abogados Porfirio Flores Zúñiga y Giovani Martínez San Juan.