Oaxaca.- No hay duda de que Santiago Chepi alcanzó fama como dirigente de la CNTE en Oaxaca, pero el sábado pasado su renombre se encumbró en las redes. En menos de ocho horas su mención se volvió tendencia en twiter, pero para mal. Tal distingo, sin duda, afectará más su accidentada trayectoria política. Puede irse despidiendo de sus anhelos por presidir su partido, el Morena, en el estado. 

       Solo para que vean como se divierte este diputado lanzado a la gloria y la riqueza, primero por sus acciones de política radical desde el cartel 22 y luego por el partido Morena que lo hizo diputado, alguien grabó sus momentos de diversión.

      Chepi y sus acompañantes estaban en una cantina de la CdMx y libaban ajenos a la responsabilidad que tienen como hombres públicos. Algún parroquiano malhora grabó al legislador en el momento en que acariciaba lujuriosamente a la mesera y como esto resulta intolerante para los incontables grupos feministas, tan exaltadas en estos días, la exhibida se tornó Trending Topic, inmediatamente.

HAY DINERO

       El veterano abogado y maestro universitario Antonio Aquino Aragón, conocedor de las entrañas de la Universidad, ya lo dijo: “el subsidio (de la UABJO) alcanzaría, pero se lo roban”.

       Lo que realmente causa la efervescencia en este momento en la Universidad Autónoma Benito Juárez, es el manejo del dinero. Pero no solo es el subsidio que suma mil 80 millones de pesos, están los ingresos propios de todas las facultades y preparatorias que suman otra cantidad similar. Aunque oficialmente nadie informa sobre el monto que recaban, todo mundo sabe que ese dinero va a la bolsa de los sucesivos directores que, a su vez, responden a los intereses del grupo que los impulsa con porros y dinero para alcanzar el poder. Lo que sucede en la Preparatoria seis, es el distintivo de la UABJO. Así lo relata un espontáneo corresponsal.

       La preparatoria seis de la UABJO, desde hace muchos años está en el ojo del huracán. La dueña es Leticia Mendoza Toro quien hace de los estudiantes lo que quiere, desde cobrar cuotas excesivas hasta promover la delincuencia.

       En esta escuela casi propiedad de la señora motejada La Loba, no hay bancas en los salones, el alumno escribe de pie recargado en la pared. No hay pizarrones, no hay inodoros en buenas condiciones. Solo funcionan tres baños sucios en extremo, para solventar las necesidades de 800 alumnos. Dado el sobrecupo, en un salón pequeño, solo si llegas temprano, tienes la oportunidad de ocupar una pupitre. Es lamentable que para aprobar tus materias estés obligado a pertenecer a un grupo porril.

           Está el clan de mujeres comandado por Monserrat Carreño hija de Leticia Mendoza. Recluta a las alumnas para ponerlas a su servicio. Si no quieren ser expulsadas y poder aprobar todas las materias, tienen que pasarle papel de baño, ir a comprar su desayuno y acompañarla hasta que aborde su vehículo a la hora de la salida.

       Los porros varones son encabezados por el ahora director de esta preparatoria, Raymundo Andrés Ortiz. Recluta a los jóvenes dándoles la “bienvenida” con una golpiza y los pone a su servicio. Los usa de guaruras en las puertas para decidir quién entra o sale.

       Cada que quiere, La Loba obliga a sus alumnos a asistir a ceremonias luctuosas, a comidas, bloqueos y toma de autobuses urbanos. Los que cumplen, los maestros les mejoran calificaciones con tres puntos, los que se rehúsan son reprobados. Igual si no votas por el candidato que el director indica.

       Esta escuela recibe presupuesto, pero no se invierte bien. Te obligan a pagar mil pesos por materia si quieren pasar año. A los padres de familia les exigen botes de pintura para los salones.

       El lugar es deprimente. Dicen maestros y alumnos que los salones de tercer grado sirven para que los alumnos tengan sexo, se droguen, se golpeen, para que tomen bebidas alcohólicas. No hay sanciones. Hay maestros que piden favores sexuales para aprobar a las alumnas. Han llegado al extremo de utilizar a los porros de la banda “Los Gatos” como veladores y hasta duermen en la Dirección.

       Si te quieres cambiar de escuela te hacen esperar para entregarte tu documentación de uno a 3 años y todavía te cobran para sacar tus documentos.

       Este es el grado de decadencia de la UABJO en manos de grupos de interés que, en este momento, invocan la autonomía para que todo siga igual. Que sus intereses sigan intocados.