Oaxaca.- Dicen que cuando el río suena agua lleva. Eso parece suceder con la panista o, mejor dicho, calderonista, Eufrosina Cruz Mendoza al ser señalada como traidora al gobierno tricolor que sirve. Como Secretaria de Estado en el gabinete del gobernador priista Alejandro Murat Hinojosa, la llamada dama de los alcatraces dispone de recursos públicos que desvía para financiar al naciente partido “México Libre”. 

       Con la oportunidad que caracteriza a esta columna, el pasado 29 de enero lanzamos aquí la voz de alerta. En mi cuenta de twiter dije: sospechoso juego de la ex PANista @EufrosinaCruz. Dicen que desvía recursos de la Secretaría de los Pueblos Indígenas y Afroamericanos (Sepia) para fortalecer al naciente partido México Libre. Financió el domingo pasado (26 de enero), en Tutla, una reunión masiva a través de sus operadores Ana María Bastidas, Óscar Canche y Sonia Martínez.

       Hasta allí mi comentario en las Redes Sociales. Ninguna instancia del gobierno estatal negó o aceptó el trascendido. Aunque estaban allí las fotos de los tres empleados de Eufrosina coordinando el evento político de México Libre, tampoco hubo réplica alguna. Era lo menos que esperábamos ante la evidencia del desvío de recursos públicos de la Sepia y de un gobierno priista, para financiar el naciente negocio, digo partido, del ex presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala.

El lanzamiento exitoso de Eufrosina al estrellato de la política se debe a la inconmensurable fuerza política de sus mecenas, el entonces (2007) presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, promotores hoy del partido México Libre.

Algo hay que reconocerle a doña Eufrosina. Su lealtad a los Calderón que se la sacaron de la manga a partir del escándalo mediático de la “violación de los derechos de la mujer” en los cuestionados usos y costumbres de su natal Quiegolana. La envolvieron en la bandera de la reivindicación de los derechos de la mujer indígena y la lanzaron a las grandes ligas de la política. Ha sido diputada federal, local y Secretaria de Estado después de que, en su municipio enclavado en la Sierra Sur, rechazaron sus pretensiones de ser la primera mujer presidenta de su pueblo natal.

DEBE SER INVESTIGADA

       Independientemente de su lealtad a los Calderón y deslealtad al gobierno priista al que sirve, desviar recursos públicos para un naciente partido, es ilegal.

       Tal vez a eso se deba el oportunismo de la diputada Antonia Natividad Díaz cuasi propietaria del PAN en Oaxaca. El domingo pasado acusó a Eufrosina Cruz por “desviar y condicionar la entrega de recursos y programas de la Secretaría que encabeza, a indígenas de Oaxaca. Los obliga a afiliarse a México Libre, a cambio de los beneficios”.

       En el Diario Tiempo, la diputada y sempiterna líder del partido azul en Oaxaca, hasta amagó con pedir que el Congreso local inicie una investigación a través del Órgano Superior de Fiscalización del estado, para saber el origen de los recursos con que la titular de la Sepia apoya el nacimiento del partido México Libre.

       Explicó que solicitará con su partido, que los diputados cotejen el padrón de beneficiados de los programas de la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicanos, con el de los afiliados de “México Libre” y se detecte que es el mismo.

       La dirigente panista reveló que, pobladores de la comunidad de Ahuehuetitlán, denunciaron que la Secretaria Eufrosina Cruz Mendoza está condicionando la entrega de recursos y programas de la dependencia para afiliarse al partido de Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala.

         Reprochó que la ex panista recurra a las practicas que tanto criticó como diputada, como es el uso electorero de los programas gubernamentales para beneficiar a un partido político.

        La reacción tardía de la panista Antonia Natividad, confirma su calidad de política imberbe, sin iniciativa. Salta a la palestra hasta que los nuevos dirigentes panistas a nivel nacional encabezados por Marco Cortés, se dieron cuenta que, con México Libre, el PAN podría terminar por enterrar la poca presencia que le queda en el país. Por eso ordenan que Antonia Natividad ataque. Descubren que esto es lo que conviene al Morena que veía en lo que queda del PAN un competidor relevante en las próximas elecciones, pero al entrar a la contienda el partido de los Calderón, perderán fuerza.