Oaxaca. El arzobispo de Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, pidió el cese a los niveles de violencia que actualmente se registran en la entidad.

Pero para esto, dijo, es necesario amar a sus enemigos y a orar por ellos para lograr una verdadera reconciliación.

En vez de recurrir a la ley del “Ojo por ojo y diente por diente”, es necesario que la comunidad eleve sus plegarias para lograr que Dios toque el corazón de los pueblos, subrayó, al oficiar la misa dominical en la Catedral metropolitana, .

Ante ello, el prelado llamó a los fieles católicos a despojarse de la envidia, el odio y del rencor, pues sostuvo que cuando los seres humanos actúan bajo la influencia de la venganza, sólo buscan que su enemigo pague el agravio causado, pero se olvidan de cultivar el perdón y la misericordia.

“Es muy triste escuchar que existen ofensas en la casa, entre los mismos hermanos de sangre, que tienen años sin dirigirse la palabra; eso es muy triste porque se les impide a los hijos ir a visitar a los primos. En el ambiente familiar no debe existir eso: si no se es capaz de perdonarse como hermanos de sangre, menos se va a poder perdonar a los demás”, sentenció, durante su sermón.

Incluso, afirmó que el resentimiento y el odio esclavizan a los seres humanos, en una situación contraria a la voluntad de Dios, pues éste pugna por la libertad de las mujeres y los hombres.

“El Señor ha dicho que invita a amar, pero no sólo a los que nos aman porque eso no es nada extraordinario. Debe amarse a quienes no te aman: amar al enemigo, al que se ha portado mal contigo.

“Cuando se encuentren a alguien que está profundamente herido, se le debe hacer sentir el amor de Dios para que sea capaz de amar a su enemigo, ayudarlo para que sea distinto”, resaltó.