Oaxaca.- El buen amigo Moisés Molina, panelista en el foro priista “Rumbo a la Asamblea Nacional” que organizó la Fundación Colosio, nos comparte algunas de las reflexiones que surgieron de esa reunión. Discurrieron planteamientos y hasta justificaciones sobre la gran debacle del otrora partidazo.

       Causó interés dicho debate por la presencia de “vacas sagradas” del priismo nacional empezando por el dirigente nacional Alejandro Moreno, el presidente de la Fundación Colosio, José Murat, Beatriz Paredes, Dulce María Sauri, Augusto Gómez Villanueva, Rubén Moreira, José Antonio González Fernández, entre otros.

       Se reunieron para tratar de encontrar las causas del gran rechazo social y hasta prometieron enmendarse con ofrecimientos como el de “predicar con el ejemplo” de hoy en adelante y alguien hasta sugirió que el PRI debe pedir perdón.

       Entre tantos planteamientos surgió la catarsis. Aceptaron que el principal estigma del priismo es la corrupción de sus más prominentes representantes en el gobierno que se fue y en los anteriores. Resonó la acusación de que el PRI haya permitido que esos personajes arribaran al poder y sentenció a los que “guardaron silencio cómplice”.

       Lo que si quedó claro es que “la militancia no tiene culpa del desprecio que tuvieron por el PRI quienes detentaron el poder y se beneficiaron de él”.

       En una especie de sentencia surgió la propuesta: “el PRI debe refundarse, no renovarse. O se refunda o se refunde”.

       Eso propusieron, pero veo difícil que el dinosaurio tricolor, de tan arcaico, pueda renacer. Anda en los mismos caminos de las componendas y el desvío. Un ejemplo:

       Discurrieron en que el peor de los males del PRI es la corrupción. Eso dijeron, pero en Oaxaca intentan imponer como nuevo dirigente estatal a Antonio Amaro Cancino exponente claro de la corrupción desde el poder.

UABJO, LO MISMO

       En su día 26 de huelga irresoluble, no pocos universitarios miran con decepción cómo el virus de la corrupción se ha enquistado en el ADN de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

       Conocedores del tejemaneje de los grupos de poder al interior de esta institución, principalmente el de Los Chapos, ven venir un arreglo truculento para terminar la huelga.

       Dicen que Abraham Martínez y su hijo Eduardo -ambos ex rectores- mataría dos pájaros de un tiro. Calculan que esto puede suceder.

       Que el gobierno apruebe finalmente la entrega los 18 millones de pesos por los supuestos laudos. Con este dinero en la bolsa suspenderían el juicio para declarar la inexistencia de la huelga que así quedaría conjurada. Además, los Chapos tendrían recursos para pagar a sus lacayos que atizaron la huelga. De esta manera aceptarían retirar a sus porros para permitir la campaña de Saúl Zenteno con el que también ya están negociando.

OTRO DATOS

       Los que conocen los caminos torcidos de la corrupción que siempre prevalece en el procedimiento de todas las huelgas en la UABJO, apuestan a que en esta ocasión será lo mismo. Eso dicen, sin embargo, hay quienes tienen otros datos.

       En las elucubraciones que surgen entre las negociaciones oscuras, están las de los universitarios que piden que la dirigencia formal del Steuabjo, no los que los manipulan, deje su radicalismo del “todo o nada” que sólo favorece los intereses de grupos políticos mafiosos, que toman como pretexto las huelgas para satisfacer sus intereses económicos.

         Mencionan que, aunque el gobierno anuncia lucha contra la corrupción, en la Universidad hay mucha resistencia para desterrar este vicio. Los líderes de los seis sindicatos buscan dinero y poder y no cederán fácilmente.

Los ex rectores, principalmente Los Chapos, La Loba , Francisco Martínez, etc., andan en lo mismo.

Estos grupos mafiosos de poder manipulan todas las asambleas sindicales internas y presionan con sus grupos porriles. Así controlan la política universitaria. En este momento, por ejemplo, tienen las manos metidas en la asamblea del Steuabjo para boicotear las decisiones democráticas de la base trabajadora.

      Mencionan que Los Chapos, para sacar ventaja de este conflicto, manejan a porros como Francisco Velásquez “El Sonrics” y Julio Mora que son los que negocian el fin de la huelga. Están infiltrados para operar todo lo que les ordena la “Familia Real” (Los Chapos). Lo grave del asunto es que detrás de ellos hay grupos cuasi delincuenciales que comanda “El Chava Taquero” .

       Estos son bien conocidos por sus acciones fraudulentas como el movimiento de rechazados donde terminaron enfrentados con “El Chente” y Gabriela Jiménez por el reparto del dinero que cobraron a los de nuevo ingreso en varias escuelas. Estos dos últimos fueron procesados porque no cumplieron con inscripciones para todos los que pagaron. Para salvarse, El Sonrics los delató. Hoy lo mismo pretenden hacer con la huelga del STEUABJO.