Oaxaca.- Las veces que hablé con Heriberto Pazos Ortiz, el extinto fundador del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT), al inicio de los años 80, descubrí su congruencia. Hablaba de honestidad al frente de su organización y predicaba con el ejemplo. 

       Dos preeminencias lo movían hasta su muerte: canalizar bien, sin desvíos, el dinero público que gestionaba y movilizar a los triquis, pero sin afectar a terceros.

        Lo asesinaron en octubre del 2010 y el MULT se extravió. La dirigencia quedó en manos del cuestionado Rufino Merino Zaragoza y perdió el rumbo. Es una organización donde se fomenta la corrupción, la violencia y el enriquecimiento ilícito del principal dirigente y sus allegados.

       El MULT, igual que el MULTI (Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente) y el comité de desplazados triquis que se han agandallado los portales del palacio de gobierno, se convirtieron en grupos refinados para la aplicación del chantaje político que les reditúa millonarias cantidades de dinero del erario público.

NEGOCIO FAMILIAR

       La audacia para enriquecerse en nombre de la etnia Triqui, queda en familia: MULT es regenteado por Rufino Merino. Su tío Macario Merino maneja el negocio, digo la organización MULTI. Lorena Merino que es prima de Rufino, administra la industria de los supuestos desplazados que desde 2012 se apropiaron de los portales del palacio de gobierno.

       Lorena es, sin duda, una aventajada alumna de sus parientes Macario y Rufino. Es la que, sin mayor esfuerzo, establece su floreciente negocio alrededor del palacio. Se atreve, incluso, a bloquear permanentemente las calles aledañas a la sede oficial del Poder Ejecutivo y, como si fuera su propiedad, arrenda los portales. Los mismos triquis que se dicen desplazados, han denunciado que Lorena se lleva, entre aportaciones directa del gobierno del estado y pago de rentas, más de cien mil pesos cada mes.

MINA DE ORO

       Las siglas más redituables son MULT. Algunos militantes de esta organización hacen cálculos millonarios que van a la bolsa de Rufino Merino convertido hoy en un poderoso magnate que, por lo mismo, ha extraviado los principios del mencionado movimiento Triqui.

       Ha convertido el municipio de Juxtlahuaca en su bastión donde, según comentan miembros del Ayuntamiento, cobra 40 mil pesos mensuales para no insistir en la remoción del presidente municipal Nicolás Feria Romero. Aunque este edil es del partido Morena, no le perdona la extorsión. Desde el 2019 el dueño del MULT ordenó que sus testaferros Rómulo Leyva y Macario Merino tomaran el palacio municipal con el pretexto de que cinco agencias y rancherías no reciben participaciones. Cuentan que, aunque Rufino ha negociado con Nicolas Feria, este no entrega el palacio municipal.

       El dueño del MULT pide cinco millones de pesos para dejar que el cabildo vuelva al palacio. Alega que es lo que ha gastado en la toma permanente. Pretensión de tanto dinero se debe a que el Ayuntamiento recibe más de cien millones de pesos de participaciones municipales.

LOS “MOCHES”

       Es dueño de la transportadora “Tazayuti” con media docena de camionetas, pero no hay nada tan lucrativo como los “moches” del 20 por ciento que exige para concesionar las obras públicas que el gobierno le autoriza al MULT. Así es la línea de corrupción en que ha desviado esta organización que supuestamente lucha por la redención de los indígenas triquis. Los que conocen las entrañas del MULT calculan que cada año el gobierno del estado le autoriza unos 40 millones de pesos en obras. El 20 por ciento significa un lucro de 8 millones de pesos.

       Cuando los triquis pasan por la comunidad Paso de Águila se sorprenden por la imponente mansión de don Rufino, además de dos casas que tiene en Atzompa y terrenos que ha comprado a sus tres hijos varones que, además, lucen camioneta último modelo.

       muchos triquis cuestionan su inexplicable riqueza que choca brutalmente con las convicciones que llevaron al difunto Beto Pazos a la construcción del Movimiento.

       Rufino, según me comentan, sabe de sus pecados. A eso se debe que ande rodeado siempre de cinco guardias armados con metralletas R-15. Aunque es un triqui autóctono bastante ha aprendido marrullerías de la política. Lo acusaron por el asesinato de la tesorera municipal de Constancia del Rosario, hace dos años. La hermana de la difunta lo señaló directamente, pero la impunidad se impuso. Su tío Macario lo acusó hace algunos años de haber ordenado la muerte de cinco triquis en San Miguel Copala, pero luego se reconciliaron y ahora van tras otro gran negocio.

       Juntos, dicen que aceptan firmar nuevamente el Acuerdo de Paz que proponen organismos de derechos humanos para “reunificar” a los tres grupos fratricidas: MULT-MULTI-UBISORT. Solo esperan que les ofrezcan dinero para ratificar el ilusorio acuerdo.