Oaxaca.- Mensaje muy sombrío origina la presencia del agitador profesional Flavio Sosa Villavicencio motejado “demonio de Tasmania”, en el conflicto poselectoral de Xhanica. Conociendo el modus operandi del incendiario activista, su participación dada a conocer el pasado miércoles en conferencia de Prensa con un grupo de seguidores de Abraham Ramírez dirigente de CODEDI, podría agudizar la ensangrentada lucha por el control del municipio de Santiago Xhanica, en la Sierra Sur. 

       Cuando todo el país alza la voz contra los feminicidios, los altos índices de asesinatos y la violencia de género, los órganos de seguridad nacional e instituciones de derechos humanos, deben estar muy pendientes en torno a lo que sucede en Xhanica. La vida de la presidenta municipal está de por medio

Los focos rojos se prendieron desde hace mucho tiempo por el brutal cacicazgo que despliega la organización CODEDI de Abraham Ramírez. El dramático relato y denuncia que hizo a través de las redes sociales, la hoy presidenta municipal Aída Hernández Moreno, el 8 de octubre del año pasado, debe llevar a la reflexión a las autoridades estatales y federales.

No pocos nativos me dicen que el municipio de Xhanica se ha convertido en “tierra de nadie”. Las propias fuerzas de seguridad del Estado se mantienen a distancia por la presencia de grupos armados que reciben órdenes desde la Finca Alemania desde donde ejerce su control el líder de CODEDI.

El asesinato brutal del agente de la AEI Wilbert Méndez y el secuestro y torturas de dos policías preventivos, habla de la ferocidad del cacicazgo. En la narración que hace Aída en ese video, culpa de los crímenes a los activistas de CODEDI. Esta tragedia nos remonta a las peores épocas de aquellos cacicazgos de horca y cuchillo. Hombres armados con metralletas, secuestrando y agrediendo impunemente a los que no se someten a sus decisiones, cerrando caminos y sembrando el terror ¿Cuál fue la intención? Que Aída Hernández Moreno no se entrometiera en la elección municipal. Lo hizo, la eligieron presidenta municipal con 566 firmas.

   El 8 de octubre del 2019 los medios dieron pormenores de la barbarie que Aída, su familia y un grupo de amigos padecieron en la Sierra, cerca la Finca Alemania, atrapados en un bloqueo del camino. Allí supo que los de CODEDI, secuestraron a su esposo Wilbert Méndez agente de la AEI cuyo cadáver fue hallado días después con huellas de tortura.

Aída y Eduardo Jarquín quien también fue detenido en ese bloqueo y torturado, narraron la brutal embestida que padecieron. El reporte del Diario Milenio dice: el testimonio de la candidata (Aída) es crudo, en algunos momentos cargado de coraje e impotencia; por momentos tiene que hacer pausas para recuperar el aliento y en otros, con dificultad, contiene el llanto.

        Fueron dos los candidatos atacados, ella no registra huellas de violencia, pero a sus familiares, acompañantes y el otro candidato (al Ayuntamiento) los desnudaron, los golpearon con saña y les robaron sus pertenencias.

        En ese ataque dos elementos de la Policía Estatal Preventiva fueron reportados como desaparecidos; según la corporación, acompañaban a una de las víctimas que cuenta con medidas cautelares dictada por la Defensoría de Derechos del Pueblo de Oaxaca.

        Los dos uniformados aparecieron abandonados en el bosque con huellas de tortura. Un centenar de elementos de la Policía Estatal Preventiva y personal de la Fiscalía desplegaron un operativo de búsqueda de sus compañeros, acompañados por visitadores de la DDHPO quienes supervisan el operativo.

       El relato de Aída en el video dura unos 15 minutos y en ella exige la intervención inmediata de las autoridades para frenar la barbarie de Codedi y su dirigente, Abraham Ramírez. Hasta el momento, solo hay un detenido.

ADVIERTEN MOVILIZACIONES

       Nada de esto mencionaron Flavio Sosa ni sus asesorados, en la conferencia de Prensa. Lo que sí reconoce es que Xhanica padece violencia constante y asesinatos por motivos políticos.

       Aunque el Instituto Electoral y el Tribunal estatal validaron la elección, Flavio dice que Aída “no ganó la presidencia municipal”, que su supuesto triunfo es producto de un proceso viciado y que ella es manipulada por el gobierno que, durante la elección la protegió con policías armados. También acusó que detrás de ella está Oscar Valencia ex diputado del PRI quien disputa con Abraham Ramírez el control político de la zona.

        Insistieron en que no reconocerán la elección de Aída Hernández cuyo triunfo fue impugnado en el IEEPCO y en el Tribunal Electoral, pero fue ratificado. La inconformidad está ahora en la Sala Jalapa del TRIFE con una advertencia: “si no invalidan la elección, vamos a movilizarnos”.

       Esta no es advertencia cualquiera, está de por medio la vida de la presidenta Municipal.