La Jornada 

Oaxaca.- Con la visita a una vivienda de la colonia Portales Norte de la Ciudad de México, Julio Santaella, presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), dio inicio el primer día del Censo 2020, que finalizará el 27 de este mes. 

El mayor ejercicio estadístico del país –que se verifica cada 10 años– ahora se efectuará en paralelo a un a un brote de coronavirus, riesgos en la seguridad ciudadana, la exigencia de reforzar el manejo de datos personales y el paro nacional de mujeres del 9 de marzo, que podría implicar que dos de cada tres encuestadoras se unan a la protesta. Esos rubros se irán atendiendo sobre la marcha, aseguró el ­funcionario.

Santaella precisó que del 2 al 27 de marzo se tiene contemplado visitar 45 millones de viviendas y censar a 127 millones de personas, 51 por ciento mujeres, el resto hombres. Todo con un manejo de riesgos que irá cambiando. Por ejemplo, explicó que en semanas previas fueron robados dispositivos con los que se levanta la información. Sin señalar lugares, explicó que ahí se hará el censo con papel.

Sobre los datos personales, añadió, serán encriptados y nadie, ni el encuestador, tiene acceso a ellos; recalcó a la población que no tienen que proporcionar ningún documento oficial como credenciales para votar, licencias o datos bancarios. Sólo se debe responder un cuestionario de 38 preguntas y con una duración promedio de ocho minutos.

Recalcó que los trabajadores del Inegi no tienen por qué ingresar a los domicilios, en caso de que se tenga duda sobre la identidad de uno de ellos, se puede verificar el código de la credencial del organismo –que debe portar quien visite la vivienda– con la plataforma censo2020.mx

Sobre la prevención sanitaria, Santaella dijo que ya se capacitó al respecto a los 150 mil encuestadores y ninguno estuvo fuera del país en las últimas semanas. No obstante, se prestará atención a lo que decidan las autoridades sanitarias; mientras, el Censo se efectuará como se planeó.

A pesar de que el Inegi se sumó a los organismos y empresas que se pronunciaron en favor del paro nacional del 9 de marzo, Julio Santaella no refirió el impacto que ello tendrá en el Censo 2020, ya que dos de cada tres encuestadores son mujeres. En su opinión, la mejor ­manera en que el organismo coadyuva a la lucha de género es por medio de la información que reporta.

Este ejercicio incorpora nuevos temas respecto de 2010: se buscarán datos sobre afrodescendencia, grado de discapacidad, movilidad, tiempo para llegar del trabajo al hogar, servicios de agua, migración y causa de ésta, así como otros datos laborales, detalló Édgar Vielma Orozco, director general de Estadísticas Sociodemográficas.