LA JORNADA


Alma E. Muñoz, Alonso Urrutia y Angélica Enciso

Hasta ayer se mantenía en cinco el número de casos confirmados con Covid-19 en el país y hay 39 sospechosos en 28 entidades, los cuales se analizan y sus resultados se conocerán este día; sólo Guerrero, Nayarit, Campeche y Tlaxcala no han reportado asuntos probables, reportó la Secretaría de Salud (Ssa). Hoy habrá reunión con la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) en la sede de la dependencia con el fin de proporcionar información a los estados y establecer la coordinación sobre las acciones propuestas.

A partir de este miércoles en 29 entidades las instituciones de salud ya podrán realizar pruebas de coronavirus a la población con resultados válidos, informó el director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, en conferencia de prensa en Palacio Nacional. De las personas confirmadas con la enfermedad, los síntomas aún son leves, no tienen fiebre ni dificultad respiratoria, ningún caso es grave.

Precisó que la Organización Mundial de la Salud indica que aunque haya pocos casos, en el futuro podrán ser graves, por lo cual se debe estar preparados para atenderlos. Se aplicarían medidas más estrictas sólo si la situación lo requiere.

El país está en el comienzo del primer escenario en el que se atienden casos importados –pacientes que se contagiaron en el extranjero– y aún no hay brotes familiares. Por ello se aplican medidas de mitigación, aunque se prevé que en un futuro pudiera haber dispersión comunitaria, explicó Gustavo Reyes Terán, titular de la comisión coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad.

Señaló que el escenario de dispersión entre la comunidad se presenta cuando se pierde el vínculo de transmisión del virus; se podrían ver cientos de personas con la infección, pero esto pasaría sólo si no se hiciera nada.

En tanto, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, manifestó que para atender el coronavirus no hay necesidad de contar con un hospital especial y advirtió que los nosocomios privados carecen de la tecnología diagnóstica para identificar el Covid-19. Alertó que las instituciones de la iniciativa privada no pueden cobrar por pruebas de coronavirus –hasta 5 mil pesos, como ocurrió hace 10 años en una epidemia–, porque éstas las realiza el sector público, específicamente el Instituto de Referencia y Diagnóstico Epidemiológicos (Indre4).

En la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, subrayó que esos hospitales están obligados a proveer servicios de emergencia y estabilizar a los pacientes que pudieran estar en condición crítica. Si no tienen las condiciones económicas o de aseguramiento para pagar, pueden transferirlos, pero en condiciones seguras. Por tanto, no es válido, y es penado por ley, negarle el servicio a alguien que está en condición crítica por cualquier enfermedad. Hay una obligación moral, ética, legal, de atender a la persona, estabilizarla y asegurar su traslado en condiciones apropiadas a una unidad de salud pública.