DETRÁS DE LA NOTICIA

* En la realidad, el próximo lunes 9 de marzo será Un día sin mujeres. En abierto y decidido apoyo y solidaridad con las mujeres del mundo, mexicanas y oaxaqueñas, reproduzco respetuosamente un texto que amablemente me hicieron llegar diferentes mujeres amigas y compañeras.

Al igual que Oaxaca, México todo, es mágico y hechicero, increíblemente surrealista, más allá de lo imaginado por el escritor checo Kafka. Su realidad es increíble y lo increíble se hace realidad a diario.

En la ficción, amanece en California como cualquier otro día, solo que, con una diferencia sustancial: todos los hispanos que ahí habitan han desaparecido misteriosamente, lo que significa un tercio de su población.

La situación provoca pánico entre la gente ante la pérdida de familiares, trabajadores y amigos. Además, las implicaciones tanto económicas como políticas generan un caos que desemboca en revueltas en todo el estado.

Los científicos intentan explicar lo ocurrido, por lo que buscan a la única mujer de origen latino que no ha desaparecido, Lila, para poder encontrar una solución, ya que cada minuto que pasa sin resolverse los problemas aumentan.

Un día sin mexicanos A Day Without a Mexican, es una película polémica dirigida por Sergio Arau, que trata acerca de una hipotética desaparición de todos los mexicanos de California, y su efecto sobre el resto de los californianos.

Es una coproducción entre Estados Unidos, México y España, y es el último trabajo del actor mexicano Eduardo Palomo, quien murió en noviembre del 2003, por lo que está dedicado a la memoria de éste.

La trama del argumento, consiste en la misteriosa desaparición de todos los latinos o hispanos en el estado de California en los Estados Unidos de Norteamérica, en la cual se va examinando de cerca a varios personajes que son afectados de diversas formas por el extraño fenómeno.

A lo largo de la trama se puede ver a un senador que ve en la tragedia una magnífica oportunidad para convertirse en gobernador del estado de California al preocuparse y ponerse a investigar sobre las inexplicables desapariciones, el cual en el momento que se estaba postulando para senador estuvo de acuerdo con la creación de leyes anti-inmigrantes.

Asimismo, podemos ver la historia de una mujer llamada Mary, esposa de un músico latino, que ha desaparecido junto con su pequeño hijo, dejando misteriosamente a su hija; y a Lila Rodríguez, la única persona de sangre latina que ha quedado en el estado.

En la sangre de Lila podría estar la respuesta al enigma y la solución para que aparezcan de nuevo los latinos, pues el estado de California ha caído en el caos, luego que un tercio de su población en su mayoría encargada de la agricultura, aseo y otros empleos difíciles y cansados, ha desaparecido.

Guardadas las debidas proporciones el próximo lunes 9 de marzo en México y, obviamente, Oaxaca, pasaremos de la ficción a la realidad, de Un día sin mexicanos, ahora, a Un día sin mujeres.

En abierto y decidido apoyo y solidaridad con las mujeres del mundo, mexicanas y oaxaqueñas, reproduzco respetuosamente un texto que amablemente me hicieron llegar diferentes mujeres amigas y compañeras periodistas:

“Me doy cuenta que tanto hombres como mujeres no están entendiendo el punto. El 9 de marzo se trata de lo siguiente: Es un EJERCICIO PRÁCTICO de cómo sería nuestra sociedad si TODAS las mujeres desaparecieran”.

“No se trata de pedir permiso y ver si tu jefe o la empresa para la que trabajas quieren permitirte faltar. No se trata de que te “permitan” faltar a la oficina, pero te pidan contestar llamadas y correos y, por supuesto, estar al pendiente de todo por si te necesitan”.

“No es no y punto. Se trata que practiquen el ejercicio de resolver y hacer lo que regularmente hace una mujer en una institución o en su propio hogar”.

“Se trata que todos imaginen que su secretaria sale el día anterior, después de terminar su jornada laboral y en el camino alguien la secuestra y la mata… cómo sería todo al día siguiente en su oficina?”.

“Quién contestaría las llamadas, quien respondería correos, quién ayudaría a resolver, de qué forma se las arreglarían para hacer lo que ella hace”.

“Ahora, qué pasaría si también desaparecieran las Gerentes y Directoras, las madres, las doctoras, las enfermeras, las maestras, todas…”.

“Imaginen a un padre teniendo que llevar todos los días a sus hijos a la escuela y prepararles el refrigerio antes de irse al trabajo con la angustia que su esposa lleva días desaparecida y a nadie le importa”.

“Imaginen a una madre que simplemente ya no va al supermercado a comprar comida porque ya no le apetece vivir, después que le entregan el cadáver de una hija violada”.

“No se trata que en su empresa se vean “buena onda” por no descontarles el día o tomárselos como vacaciones. Se trata que averigüen el significado y la importancia que cada mujer tiene en esta sociedad”.

“Que vean el PODER que la mujer tienen a nivel SOCIAL Y ECONÓMICO. Que valoren todo lo que aportan. No es un día de descanso o de enfermedad, es un día que desaparecen”.

“Y quién no esté dispuesta a sacrificar un día de su sueldo para ser escuchada, entonces, tampoco ha entendido nada. La Mujer tiene derecho a vivir una vida sin violencia. Y no se trata que los hombres no agredan porque tienen madre, hija, hermanas. ¡Se trata que la Mujer tiene derechos de ser respetada por el hecho de ser persona!

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila