Deimos Sánchez

OAXACA. Autoridades de Santa María del Mar y de San Dionisio del Mar ambas comunidades de la región del Istmo en conflicto, anunciaron hoy, el inició de un acuerdo para permitir el paso de materiales para la instalación de energía eléctrica.

Así lo informaron este día los pueblos huaves del Istmo quienes precisaron que a través de una acta de asamblea entregada por Santa María a San Dionisio se determinará el paso para que los pobladores de este primer pueblo pueda transportar por tierra los paneles solares para el proyecto de la granja con la cual pretenden generar energía eléctrica, servicio por el cual han sufrido desde hace más de una década, recordaron.

Este acuerdo para ceder el paso, según las autoridades de San Dionisio se determinará en al menos dos días en lo que la asamblea de la comunidad valora esta acta comunitaria y con ello discute esta decisión que satisfaga la voluntad de todos.

El origen del conflicto en territorio Ikoots y zapotecos y la negativa de no dejar pasar material a su pueblo vecino, recordaron, fue por la pretensión de una empresa eólica extranjera de instalar aerogeneradores en Santa María del Mar y le hace formar bajo engaños un convenio para la instalación de 32 torres generadoras de electricidad.

Aseguraron que ante la incapacidad que ha tenido las autoridades regionales y estatales las comunidades Ikoots y zapotecos de esta región istmeña, decidieron unirse y resolver sus problemas de manera ancestral.

Por su parte, Gelasio Mateo Cruz, agente municipal de Santa María del Mar, detalló que hasta el momento la única localidad que no permite el paso es San Mateo del Mar, por lo que pidieron a sus autoridades a sumarse en esa alianza de pueblos.

Explicaron que por el momento de manera conjunta ya acordaron pronunciarse para otros proyectos, como la cancelación de la carretera de Santa María del Mar a Álvaro Obregón y pedir el bloqueo de Barra Santa Teresa.

Así mismo, en el caso del proyecto de Unión Hidalgo, reiteraron su rechazo y exigieron la cancelación de la consulta para la construcción y operación del proyecto “central eólica Gunaa Sicaru”, la cual considerada esta amañada por interese transnacionales.