Ahora a la “CuatroTé”, le da por ocultar información. Se descubrió que habían ocultado en forma premeditada un importante estudio elaborado por el “Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología” Conacyt, denominado “Territorios mayas en el paso del tren: situación actual y riesgos previsibles” participando casi treinta especialistas, con pleno apego a evidencia bien fundamentada de –las condiciones sociales, económicas y ambientales prevalecientes en los territorios sobre los cuales el Fonatur pretende construir el Tren Maya TM.

Lamentablemente el resumen de dicho estudio no era favorable para soportar la construcción del tren y mejor optaron por ocultarlo, ya que revela que en los Municipios que comprenden el recorrido del TM por Chiapas y Tabasco destacan las selvas altas, los pantanos y sabanas; mientras que a su paso por la península de Yucatán PY, impactará los macizos de selva más grandes y en mejor estado de conservación de México, áreas con manglar y otros humedales que forman ecosistemas reconocidos por salvaguardar una alta biodiversidad (flora y fauna) y afecta distintas áreas de conservación que sufrirán alteraciones (degradación, fragmentación y deforestación) asociadas con la construcción, circulación y desarrollo propuesto por el proyecto TM.

Entre las áreas naturales protegidas que serán afectadas se encuentran: las Reservas estatales de Balam Kin y Balam Kú (Campeche); el Parque Nacional de Palenque (Chiapas); las Áreas de Protección Cañón del Usumacinta (Chiapas), Yum Balam, Manglares de Nichupté y Uaymil (Quintana Roo); las Reservas de la Biosfera de Sian Kaán (Quintana Roo), Los Petenes y Calakmul (Campeche), reconocida la última como Patrimonio Mixto de la Humanidad. Continúa diciendo el estudio que el TM tendrá un impacto negativo en los servicios ambientales que nos brindan los ecosistemas que serán afectados, destacando los posibles efectos negativos en las áreas más importantes de recarga del manto freático de la PY: i) el anillo de

cenotes denominado como Reserva Geohidrogeológica y ii) las selvas de la región de Calakmul, afectando las nueve subcuencas hidrográficas ubicadas en la PY. También será afectada la capacidad de estos ecosistemas forestales de capturar, a través de la fotosíntesis, el bióxido de carbono atmosférico.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) registra 7 mil 274 ubicaciones para los cinco estados comprendidos en el TM, de los cuales 1,288 se encuentran cercanos a la vía prevista, de manera que tendrían, según el estudio, una afectación directa que, podrían implicar la destrucción irrecuperable de posibles vestigios culturales, daño físico, o adulteración.

En el caso del coronavirus preocupa bastante que un senador denunciara que se ocultan las cifras reales del contagio del coronavirus en México, ya que los médicos tienen órdenes de registrar todos los casos como influenza, si mueren es por otra causa. Qué poca… ¿Por qué nos ocultan todo?

El régimen central está dando una nueva muestra de que lo suyo es seguir creencias religiosas en lugar de aplicar políticas públicas de gran calado para enfrentar los problemas en materia de salud. Uno de los primeros pasos fue debilitar la estructura de la medicina de primer contacto con el cierre de casas de salud y el consabido despido o no renovación de contratos a una gran cantidad de enfermeras y doctoras que las atendían. Después provocó un desabasto de medicamentos para pacientes con cáncer, algo así como cortar de tajo cualquier posibilidad de prolongar la vida -por medios artificiales, como dicen líderes de ciertas religiones- a quienes podrían no solo mejorar su calidad de vida sino hasta curarse. Este cortón de suministros fue hecho, claro, sin preguntarle a los pacientes y sus familias que exigen los medicamentos. Ahora aparece nuevamente esa visión oscurantista, medieval o perversa de querer resolver una pandemia con acciones simbólicas pero nulas. En medio de la alerta internacional por el coronavirus nuestra mayor inteligencia nacional dice que no debemos preocuparnos, que no hay una epidemia como tal… pero ahora sabemos que no la hay porque no se está monitoreando como se debiera, es como una variante del refrán “muerto el perro, se acabó la rabia”, que diría ahora: “ignorado el perro, no hay rabia”. En lo que va de la emergencia del coronavirus apenas se habían aplicado en todo el país 395 pruebas a pacientes sospechosos reportados o captados por el Sector Salud, pero si sabemos que su propagación vendría del extranjero esta cantidad de pruebas parecerían pocas contra el número de pasajeros extranjeros que llegan cada día a cada uno de los aeropuertos internacionales del país. Tan solo el de la Ciudad de México recibió en febrero pasado 648 mil 725 pasajeros internacionales (otros 633,510 salieron), es decir, tan solo por ese punto llegaron 22 mil 369 personas al día; en Cancún más de 20 mil al día; cuatro mil más por Monterrey, y sin contar los que llegan por el de Guadalajara entre otros aeropuertos internacionales y el régimen aplicando para el coronavirus soluciones patito.

Jugadas de la Vida.

En varios Estados del país hoy se da un paso adelante para poder controlar la propagación que quizá es el tema más álgido dentro de la crisis por la presencia del Covid-19, Oaxaca entre ellos.