LA JORNADA

Oaxaca. Cuando empezó a sonar Welcome to the Jungle un sinnúmero de celulares salió de los bolsillos de un público que se concentró frente al escenario principal del Vive Latino para cerrar su primer día. 

Habían pasado apenas dos canciones desde el inicio de su presentación, cuando Guns n’ Roses interpretó en el Vive uno de sus temas más célebres. Lo que el público celebraba agitando la cabeza, saltando y moviendo las manos con los estruendosos riffs que salían de las guitarras distorsionadas de Guns n’ Roses. 

Aunque el paso del tiempo es evidente, los elementos siguen siendo los mismos; Axl Rose y su voz aguda y estridente, Slash y su sombrero de copa, tatuajes, calaveras, rosas y guitarras en una atmósfera que para muchos evocaba una época en que el rock se prefería pesado y ruidoso.

Como casi todas las presentaciones del festival, en la de Guns n’ Roses las canciones se sucedían una tras otra. Aunque en el caso de los norteamericanos el tiempo fue mayor. Dos horas en que miles de asistentes permanecieron frente al escenario, ya fuera sentados en las gradas o el piso, o bien en primera fila, saltando con cada canción, para terminar una larga jornada musical.

Con todo y coronavirus, la fiesta del Vive Latino sigue

14 y 15 de marzo. Setenta mil asistentes al Vive Latino 2020 desafiaron la alerta del coronavirus COVID-19 y atestaron cada rincón del Autódromo Hermanos Rodríguez para divertirse y escuchar a las agrupaciones que pudieron presentarse en el evento, tras las cancelaciones de varios actos días previos al arranque del festival. Para garantizar la salud de los asistentes, se tomó la temperatura de los asistentes y se facilitó el gel antibacterial. No faltaron la variedad de cubrebocas, utilizados algunos con creatividad al integrarlo a sus disfraces.