Juan Martínez Ferra

OAXACA. Autoridades federales a nivel central iniciaron una investigación en contra del Instituto Mexicano del Seguro Social y su titular Zoé Robledo, por irregularidades en el equipamiento del hospital ubicado en la Heroica Ciudad de Tlaxiaco.

Dicho nosocomio estuvo paralizado por 10 años y fue en el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa en que se retomó su construcción, con recursos por aproximadamente 400 millones de pesos, según revelaron.

Sin embargo, desde hace medio año comenzó el traspaso al IMSS, tras un acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, para cubrir adeudos de impuestos que se debían a la institución.

Tras ello, sería el IMSS el responsable de equiparlo con tecnología de punta y tenerlo listo para su inauguración el pasado viernes, en que cortaría el listón el presidente López Obrador y el gobernador Murat.

Sin embargo, llegado el momento, en público el director del IMSS tuvo que excusarse y decir que no estaba concluido, que aún faltaba un siete por ciento de equipamiento y que se había contratado equipo usado por 15 días.

No obstante, omitió precisar que fueron errores de personal del IMSS Oaxaca, cuyo delegado ni siquiera dio la cara en el evento ocurrido en Tlaxiaco.

Tras ello, según las fuentes federales, el presidente López Obrador ordenó una investigación para fincar responsabilidades.