Algunos Morenistas convencidos de que en el gobierno de AMLO “se acabará la corrupción” dicen que, el senador Salomón Jara podrá decir que maneja el partido en Oaxaca, pero no el dinero de los programas Bienestar que serán la llave para obtener la candidatura.

       Si esta observación resulta infalible podríamos decir al senador de marras: “no te calientes granizo”.

       Desde que Yeidkol Polevnsky fue echada de la dirigencia nacional del partido Morena, el presidente interino Alfonso Ramírez Cuellar lo primero que hizo fue quitar de la dirigencia estatal al diputado Ericel Gómez Nucamendi quien, como delegado nacional, tenía también el liderazgo local. Con este cambio y la caída de Yeidkol que era la única que señalaba públicamente las trapacerías de Salomón, este sintió que los astros lo iluminaban. La entonces líder nacional del Morena fustigó duramente la corrupción en el manejo del presupuesto del Congreso estatal derivado del control que ejerce Jara en la Junta de Coordinación Política, primero con la diputada Laura Estrada Mauro y ahora con Horacio Sosa hermano del demonio de Tasmania. En una de sus visitas, Yeidkol criticó la inmensidad del presupuesto que maneja el Congreso de Oaxaca con total opacidad y pidió a su partido que sancionara a sus diputados por su incongruencia con la política de austeridad de la Cuarta Transformación.

       Otro señalamiento contra Jara fue el desvío de cientos de millones de pesos como secretario de agricultura en el gobierno del saqueador Gabino Cue. Entonces, cuando Polevnsky dejó la dirigencia del Morena, este senador se sintió en caballo de hacienda rumbo a la gubernatura.

         A eso se debe su optimismo, pero su castillo de arena parece derrumbarse.

       Su mecenas Ramírez Cuéllar resbaló de tal manera con su trasnochada propuesta de facultar al INEGI para ir casa por casa a revisar los bienes de cada mexicano, que lo más probable es que pronto deje la dirigente del Morena. No hay que olvidar que el propio presidente AMLO refutó sugerencia tan atolondrada. Dijo que “los únicos obligados a revelar su patrimonio son los funcionarios públicos”.

LLEGA SUSANA

       Aunado a esto, el pasado inicio de semana se formalizó la solicitud de licencia de Susana Harp Iturribarría como Senadora de la República.

Esto significa que dedicará tiempo completo a hacer política en Oaxaca, aunque digan que solo será enlace entre los gobiernos federal y estatal para coordinar la lucha contra la Pandemia Covid 19. Para formalizar su salida del Senado por tiempo indefinido, deberá esperar a que se efectúe una sesión de manera presencial en el salón de Plenos del Senado.

       Estos acontecimientos han movido a Jara quien, aunque tarde, intenta curar fisuras entre los grupos del Morena que no les son afines. Me informan que la semana pasada se reunió con la mayoría de los diputados locales, sobre todo con los que aún no comulgan con el proyecto “Salomón Gobernador”.

CANDIL DE LA CALLE

Su necedad de lucrar políticamente en tiempos de Pandemia, resulta contraproducente a Oswaldo García Jarquín, el peor presidente municipal que soporta nuestra capital Oaxaca de Juárez.

En una analogía del dicho “candil de la calle oscuridad de su casa”, este edil recorre algunos pueblos del estado repartiendo despensas ¿Por qué tan dadivoso? Sueña con ser candidato a gobernador cuando ni siquiera ha cumplido con el plan de obras prioritarias del año pasado. En la ciudad que dice gobernar, sus policías se contagian del mortal virus por falta de equipo y las calles semejan paisajes lunares por tantos baches. Y eso que apenas inician las lluvias.

En anterior entrega comenté aquí la desconfianza que le tienen los hoteleros. Les pidió donar agua, cubre bocas y otros utensilios para sus policías, pero lo mandaron por un tubo. Le dijeron que invierta los impuestos que cobró puntualmente a principio de año y con aumentos leoninos.

 Las críticas no lo mueven por lo que los policías municipales han hecho públicas sus quejas y amenazan con huelga.

  Ante la insensibilidad del edil motejado “Lord Caguamas”, los uniformados pidieron que hable por ellos la diputada federal Alejandra Morlán, del PAN.

 Denunció abusos de autoridad en contra de los policías municipales a quienes ha sacado a las calles sin equipo de sanidad. Esto es ilegal y violatorio de sus Derechos Humanos, dice la legisladora en nombre de los genízaros.

Exponerlos al contagio es inhumano dijo García Morlán quien condenó la irresponsabilidad del edil García Criollo quien en lugar de dialogar con sus policías, anda en plena campaña electoral.