OAXACA. En conjunto con juezas y jueces, de forma responsable y sensible a las circunstancias en la entidad por los efectos de la pandemia del Covid-19, el titular del Poder Judicial del Estado, Magistrado Eduardo Pinacho Sánchez acordó nuevos esquemas de trabajo para continuar con la función de la impartición de justicia, la cual no se puede paralizar, aun frente a situaciones como las que actualmente se presentan.

Este sábado, el presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura se reunió con juzgadoras y juzgadores en materia familiar con el uso de las medidas de protección que se han adquirido para todo el personal, como son caretas especiales, cubrebocas, aplicación de gel antibacterial y conservando la sana distancia entre las personas.

La reunión tuvo como objetivo diseñar un esquema de trabajo mediante guardias telefónicas en cada uno de los juzgados y el seguimiento de medidas de protección, con apego a un protocolo de prevención que fue elaborado para el Poder Judicial del Estado, y que junto con la sanitización de los inmuebles y áreas administrativas, disminuye los riesgos de contagio de Covid-19.

Esta nueva forma de trabajo se está delineando para continuar con la función de impartición de justicia, que no puede quedar paralizada a pesar de la contingencia, expuso el Magistrado Presidente al reconocer la invaluable labor que de forma permanente llevan a cabo juezas y jueces en beneficio de la sociedad.

En materia familiar el Poder Judicial estableció como asuntos urgentes y que deben ser atendidos sin demora, los juicios de alimentos, juicios relacionados con violencia contra la mujer, niñas, niños y adolescentes, separación provisional de cónyuges, guarda o custodia de menores, órdenes de protección y de convivencia familiar, entre otros.

Para las guardias telefónicas que operarán de manera inmediata, en los juzgados se colocará un aviso, en el que se hace saber el nombre y número celular del juez o jueza que permita su rápida localización.

Resultado de la operación de 51 Juzgados Familiares, Civiles con competencia Familiar y Mixtos de Primera Instancia, del 4 de abril al 16 de mayo pasado se atendieron 843 asuntos; entre ellos, 302 pagos de pensiones alimenticias; 92 certificados de depósito de pensiones alimenticias, 22 órdenes de protección, 27 separaciones de cónyuges, 44 solicitudes de convivencia; 125 solicitudes de guardia y custodia y 231 casos más de diferente índole.