NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOL 

Oaxaca.- El 29 de mayo de 2020, una familia de manchas solares, que representan áreas de campos magnéticos complejos, lanzó la mayor llamarada solar registrada desde octubre de 2017. 

Aunque las manchas solares aún no son visibles (la rotación del Sol pronto permitirá verlas en su lado izquierdo), la nava espacial de la NASA sí pudo observar la llamarada solar.

Esta llamarada fue demasiado débil para que la “Administración Nacional Oceánica y Atmosférica” (“NOA”, por sus siglas en inglés) activara una alerta. Sin embargo, después de varios meses de muy pocas manchas solares y poca actividad solar, los científicos y los pronosticadores del clima espacial vigilan este nuevo grupo para ver si crecen o desaparecen rápidamente.

Las manchas solares pueden indicar el aumento del ciclo solar o también es posible que no ocurra nada. Pasarán unos meses más hasta que se sepa con certeza.

A medida que el Sol se mueve a través de su ciclo natural de 11 años, en el que su actividad aumenta y disminuye, las manchas solares también aumentan y disminuyen en número.

La NASA y la NOAA rastrean las manchas solares para determinar y predecir el progreso del ciclo solar y, en última instancia, la actividad solar.

Sol llamarada solar actividad solar Tierra NASA

Esta es una imagen satelital del Sol, coloreada en oro. En el lado superior izquierdo de esta imagen, que fue tomada, el 29 de mayo de 2020, del Observatorio de Dinámica Solar de la NASA, se puede ver un punto de luz flotando sobre el horizonte. Esta luz emana sobre un conjunto de manchas solares a punto de rotar sobre la extremidad izquierda del Sol.

Actualmente, los científicos están prestando mucha atención al número de manchas solares porque es clave para determinar las fechas del mínimo solar, que es el inicio oficial del Ciclo Solar 25. Por lo que, esta nueva actividad de manchas solares podría ser una señal de que el Sol posiblemente se esté acelerando hacia el nuevo ciclo y ya ha pasado por el mínimo.

El problema es que se necesitan de varios meses de observaciones de la actividad solar para saber cuándo realmente sucedió. Esto significa que el mínimo solar es una instancia solo reconocible en retrospectiva.

Podría tomar de seis a 12 meses después del hecho para confirmar cuándo ha pasado realmente el mínimo.

Esto se debe en parte a que nuestra estrella es extremadamente variable. Es por esta razón que los científicos necesitan datos a largo plazo para crear una imagen de las tendencias generales del Sol a través del ciclo solar.

Conoce más sobre esta llamarada solar:

El 29 de mayo, a las 3:24 a.m.EST, una llamarada solar de clase M surgió de estas manchas solares. Esta fue la más intensa registrada desde 2017.

¿Qué pueden generar en el planeta?

Las erupciones solares son poderosas explosiones de radiación, que no pueden pasar a través de la atmósfera de la Tierra para afectar físicamente a los humanos. Sin embargo, cuando son los suficientemente intensas, pueden perturbar la atmósfera en la capa donde viajan las señales de GPS y comunicaciones. Afortunadamente, en esta ocasión no pasó nada.