REFORMA

Abel Barajas

Cd. de México (08 junio 2020).- La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) investiga la posible compra a precios inflados de jugadores del Cruz Azul.

El jueves pasado, durante una comparecencia con la Policía Federal Ministerial, Alfredo Álvarez Cuevas, director de Planeación de la cementera, dijo a pregunta expresa que pensaba que eran elevados los precios que pagó Cruz Azul por algunos futbolistas.

Los agentes federales lo cuestionaron sobre cinco jugadores: los mexicanos Orbelín Pineda, Misael Domínguez y Antonio Sánchez, así como por el uruguayo Jonathan Rodríguez y el colombiano Andrés Rentería.

De acuerdo con fuentes federales, todo surgió cuando los agentes cuestionaron a Álvarez Cuevas sobre cuáles fueron las acciones que llevó a cabo, al reasumir sus encargos, para verificar el estado que guardaba la cementera y el equipo de futbol.

Álvarez expuso ante los agentes federales que si bien en 2016 fue restituido como socio de la cooperativa, fue hasta mayo de 2019 cuando asumió el cargo de vicepresidente del equipo, razón por la que es ajeno a las compras de esos jugadores.

Sin embargo, dijo a sus interrogadores que, desde que asumió la vicepresidencia, solicitó a la presidencia y la contraloría interna un informe sobre la compra y venta de futbolistas y la formas en que se manejaron los valores.

Los jugadores mencionados fueron adquiridos durante el periodo de Ricardo Peláez como director deportivo de la Máquina.

En el verano de 2018, Antonio Sánchez, Misael Domínguez y Andrés Rentería fueron anunciados como refuerzos de los cementeros, mientras que Orbelín Pineda y Jonathan Rodríguez llegaron al equipo en diciembre del mismo año.

Domínguez llegó en calidad de préstamo, pero su carta fue comprada en diciembre de 2019, cuando Peláez ya no estaba en el club.

Las fuentes consultadas indicaron que en el interrogatorio a Alfredo Álvarez Cuevas surgió el nombre de Ignacio López Medina, un promotor relacionado con la compra-venta y traspasos de futbolistas.

En el caso de Cruz Azul, López Medina presuntamente ha estado relacionado con algunas de las adquisiciones, desde los tiempos de Agustín Manzo y Eduardo “Yayo” de la Torre en la dirección deportiva.

El 21 de noviembre pasado, la Unidad de Inteligencia Financiera suscribió con la Liga MX un convenio de colaboración para evitar la doble contratación de jugadores, la defraudación fiscal en transferencias internacionales y la introducción de dinero ilícito al futbol mexicano.