Juan Martínez Ferra 

Oaxaca. A más de un mes, no hay justicia para Rocío, que no murió por Covid-19, sino por una presunta negligencia médica en una clínica particular en Huajuapan de León.

Como se informó, la mujer fue atendida por parto el hospital general de esa ciudad mixteca, pero al no ser atendida a tiempo, decidieron llevarla a una clínica particular, donde sospecharon que tenía coronavirus; hacían los trámites para trasladarla a la ciudad de Oaxaca, cuando falleció; su bebé nació bien pero con síntomas del virus.

Tras ello, los familiares han exigido justicia por los hechos sucedidos el pasado 11 de mayo; sin embargo, señalaron que hay nulos avances en la investigación por parte de las autoridades de procuración de justicia.

Por eso ayer por la tarde, sus familiares, presididos por Marco Antonio Santiago, esposo de Rocío, realizaron una protesta afueras del Centro de Justicia, con la finalidad de exigir a la Vicefiscalía Regional de la Mixteca inicie las investigaciones para dar con los responsables de la muerte de la mujer.

Indicó que presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado contra el hospital “Pilar Sánchez Villavicencio” y la clínica Jardines del Sur, a quienes acusa de negligencia médica, pero hasta ahora no le han informado nada acerca de los avances.

La manifestación fue respaldada por transportistas de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM).