Juan Martínez Ferra

OAXACA. Por violentar los derechos de las mujeres, entre ellas una regidora, dos presidentes municipales fueron exhortados por la Cámara de Diputados local a frenar agravios contra concejales y trabajadoras.

Además, a cabildos de Santiago Juxtlahuaca y Santa Lucía del Camino, les recordaron que la violencia política por razón de género, es motivo para la desaparición de poderes.

Lo anterior fue avalado en un punto de acuerdo aprobado en la sesión extraordinaria de ayer por parte del Congreso del Estado, que asimismo pidieron a las autoridades municipales evitar acciones que puedan configurar el delito de violencia de género.

Específicamente, por las denuncias de actos en contra de la regidora de Equidad, Género y Grupos Vulnerables de Santa Lucía del Camino, Nayeli Ortiz Jiménez y las regidoras Caridad del Carmen Leyva López y Monserrat Díaz Mejía, de Santiago Juxtlahuaca.

El llamado del Poder Legislativo, se da en cumplimiento a la medida de protección decretada por el Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca, dentro del expediente JDC/52/2019, que ya había determinado que en el caso de Santa Lucía, el edil Dante Montaño Montero sí incurrió en violencia política y de género.

El acuerdo parlamentario, llama a los integrantes de los cabildos a abstenerse de realizar cualquier acto de molestia en contra de las regidoras o de sus familiares. También, les advierte que la violencia política por razón de género es causal para declarar la suspensión o desaparición del ayuntamiento, así como la suspensión o revocación de mandato de uno o más de sus integrantes.

Como se recordará, en el caso de Santa Lucía, el munícipe surgido del Partido Morena ha sido acusado en diversas ocasiones de violencia de género y de violar derechos de los trabajadores, no solamente en el caso de la regidora citada.

Pese a ello, Dante Montaño mantiene una política de discriminación hacia las mujeres que laboran en el ayuntamiento, denunciaron las empleadas.