Nadie podrá dudar que la llegada de Lozoya, la detención de César Duarte es una salida y respiro a las acciones que se venían o se vienen instrumentando en contra de Andrés López Obrador, porque sin duda los ataques de los “intelectuales orgánicos” que siempre han vivido del sistema y para servir al sistema son dirigidos astutamente en contra del hombre: López Obrador, no tratan de manipular a MORENA, porque así es la realidad, porque esos grupos que están ahora en pleitos por el poder no sirven ni siquiera para apoyar a su presidente, porque simplemente, al parecer, el propio presidente tiene la idea de que él y solamente él ha ganado una elección y logró agrupar el descontento popular y la razón del cambio con un apoyo masivo de más de 30 millones de votantes, del pueblo, de la base, no de los “estrategas e intelectuales” que son muy buenos para desarrollar “jaladas y tesis, masturbaciones mentales” pero son inútiles para ganar las calles y la voluntad de los que en verdad forman el pueblo, la jodidez, el infeliciaje y este pueblo es el que admira, respeta y acepta con valor a AMLO, y por ello, al parecer, los propios “intelectuales de la izquierda”, esos que también viven y siguen viviendo de la ubre gubernamental no de su acción en las calles y el trabajo duro, se quedan callados esperando alguna señal para que salgan de sus ratoneras a dar cara en contra de aquellos “abajo firmantes” de la derecha, con otros documentos que nadie lee, elaborados por otros “abajo firmantes” de la “izquierda”. La realidad es que con la pandemia, la crisis económica, la pobreza, marginación, inseguridad los hombres de la calle, los que son el sostén de AMLO y de todo el engranaje político y administrativo del país, están preocupados por alcanzar a solucionar, todos los días, el “pan nuestro de todos los días”, sostener los empleos y sortear la inseguridad en vez de estar atentos a los “debates” de la izquierda contra la derecha o de los gritos y luchas para pretender derrotar a un solo hombre, que ahora, también, es el que se defiende solitito, cada mañana, contra esos ataques y dichos de los “intelectuales de televisión y libritos y patrocinios de los grupos adinerados o de los mismos grupos académicos. financieros, unos, con patrocinios de los riquillos, y otros, finalmente, con los patrocinios de los presupuestos del gobierno vía los centros académicos oficiales o privados en donde se agrupan los “eternos abajo firmantes” para mantener limpia la chiche gubernamental… ellos viven, quieran o no reconocerlo, de los dichos y juegos de palabras, pero pocos conocen las calles y la realidad nacional, siguen siendo, al final de cuentas, los “visionarios hombres intelectuales de escritorio” los que echan a volar la imaginación y dejan la realidad a un lado. 

 A los miembros del infeliciaje nacional poco les interesan los debates, ni les entienden, ni les importan, buscan el diario, sobrevivir ante la inseguridad y sostener lo que les da de comer, los debates sobre la “democracia” son jaladas para las mayorías, que se hable de cómo conseguir más alimento, sacar más dinero para cubrir los gastos, defender su salud, garantizar la seguridad y ahí sí, a lo mejor, comienzan a tomar atención a lo que se dice y de cómo se dice, y entender este juego lo logró AMLO después de muchos años, por ello es el amo, el que sostiene al partido y al gobierno, los demás son puros choros y gritos y formas de decir acá andamos…

Los “intelectuales orgánicos de la derecha o que ahora cobran con sus representantes y dirigentes” hablan de democracia y de equilibrios políticos, pero en la realidad callejera, la que priva en todos los hogares mexicanos eso de la democracia y los equilibrios son jaladas, cosas de niños bien y riquillos que se entretienen con sus propias masturbaciones mentales al igual que lo hacen, lo quieran o no reconocerlo, los que se sienten las nanas para cuidar y responder por el presidente desde las huestes que cobran con la 4T o que viven pegados a su ubre, esperando nuevos bríos y nuevos puestos con presupuestos, por esa razón, el famoso partido MORENA no solamente anda apendejado sino que se siente abandonado porque al final de cuentas el verdadero líder y solamente líder y dueño y al que obedecen las masas del infeliciaje nacional es Andrés Manuel López Obrador, y a lo mejor por esas razones le vale y no mete las manos en MORENA para imponer el orden que se requiere para dar el reparto del pastel y que todos queden en paz sin desatar las ambiciones y las pasiones por lograr el “control político” que les garantizaría, dicen o lo creen, el poder de la maniobra política del presente y futuro y olvidan que al final de cuentas, si AMLO dice brinquen, pues brincan y ya, se terminaron los pleitos y se entierran las ambiciones no sea que la molestia genere el tan temido “engarróteseme hay y la ley del hielo que sufren muchos de los morenistas que la han regado y dejado de ser bien vistos por el mero mero”.

Cuando vemos que los huachicoleros de las ideas, los abajo firmantes, los engolosinados porque piensan que andan en la transformación socialista que les anda pero no pueden poner en pie, se aceleran, y al final dejan solo al líder para que él les dé con la cubeta la respuesta a las críticas de los acelerados y oportunistas “ideólogos de la derecha o los intelectuales de café y de bocinazos”, pues deberían de entender que los que atacan solamente le vienen haciendo el “caldo gordo” al presidente, y que los otros por más brincos que den no se ven ni se sienten. Para el pueblo, para el infeliciaje nacional pues esas discusiones y dichos y redichos entre unos y otros pues les vale, las masas andan jodidas por entender cómo sostienen sus empleos, cómo se defienden de los robos y asesinatos en las calles, cómo pagan los servicios y los gastos de salud y educación de sus familias cuando no tienen empleo o lo tienen a medio gas o de plano andan de la seca a la meca, diariamente, para ver cómo sacan para el chivo y pues así, esas sesudas discusiones de intelectuales les vale, y como al pueblo sabio les vale esas discusiones al presidente también le vale y ni caso les hace, más que para tener la oportunidad de darles de nalgadas a unos y otros, porque al final este es el jueguito de ahora, muchas declaraciones y documentos de uno y otro lado, pero con documentos y desplegados ni se come, ni se mantiene la salud, ni se garantiza la seguridad, ni se conserva el empleo, así que a chiflar a otra loma, porque como van andan dando patadas de ahogados… y lo que se requiere son acciones prácticas para solucionar problemas reales, no mafufadas…todavía no se legaliza la marihuana…