REFORMA




Natalia Vitela

Cd. de México (30 julio 2020). En plena pandemia y pese a que ayer México superó las 45 mil muertes por Covid-19, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que habrá desfile por la Independencia y que no cancelará la ceremonia de el Grito. 

Según los cálculos de Covid19-Projections de la Universidad de Washington, para el 16 de septiembre se prevé que el número de muertos supere los 75 mil.

El modelo del científico de datos Youyang Gu, “Proyecciones de Covid-19 utilizando aprendizaje de máquina”, es uno de los estudios utilizados por los Centros de Enfermedades Infecciosas de EU para tomar decisiones sobre la pandemia.

El hecho de que el Gobierno federal promueva eventos masivos cuando aún no hay control de la epidemia es una irresponsabilidad, manda mensajes contradictorios sobre la necesidad de mantener la sana distancia y se privilegia lo político sobre lo sanitario, consideró Miguel Betancourt, presidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública.

“¿Qué mensaje estarán dando a la población cuando por un lado se le dice: ‘No salgan, no se reúnan’, y por otro lado se organiza la ceremonia de El Grito en el Zócalo?”.

El año pasado participaron en el desfile 12 mil 400 elementos de las fuerzas armadas.

Ayer, Betancourt advirtió sobre el riesgo para los militares participantes del desfile y de los asistentes.

“Se puede intensificar la velocidad de los contagios y con ello una situación crítica de demanda para los servicios de salud”, alertó.

Octavio Gómez-Dantés, investigador del Centro de Investigaciones en Sistemas de Salud del INSP, consideró que una alta proporción de muertes registradas en la epidemia podrían calificarse de evitables y son producto de las malas decisiones de política epidemiológica.

Enrique Ruelas, director del Instituto Internacional de Futuros de la Salud, también refirió que las autoridades han manejado posturas contradictorias en el uso de cubrebocas o el papel de los estados; les han fallado las estimaciones de los picos epidémicos, la operación del Consejo de Salubridad es marginal y, en momentos de crisis, AMLO ha auspiciado la división entre sectores.