Oaxaca.  En medio de la contingencia por la pandemia del COVID-19, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, ha logrado consolidar una tendencia de crecimiento en el nivel de aprobación de su gobierno, de acuerdo con diversas publicaciones nacionales especializadas.

 

En cuanto al manejo de la crisis por el COVID-19, el 72.9% de los encuestados aprobó la gestión de Murat Hinojosa, con lo que se coloca como el séptimo gobernador con mayor aprobación en este sentido, según lo indican los resultados más recientes de la encuesta México Elige de Investigaciones Digitales.

 

Mientras que el Ranking Mitofsky indica que el gobierno de Murat Hinojosa en Oaxaca ha crecido en un 10.9% entre febrero y julio de este año. Tan sólo en el trimestre mayo – julio, la aprobación del mandatario estatal aumentó en un 6.6%, lo que también refleja el buen recibimiento que han tenido las acciones emprendidas para hacer frente a la crisis por el COVID-19.

 

De acuerdo con esta misma encuestadora, Murat Hinojosa es el segundo gobernador con mayor incremento en el nivel de aprobación de junio a julio, con una variación del 3.9%. Mientras que México elige reporta un incremento del 4.3% de julio a agosto en el mismo sentido.

 

Cabe recordar que Oaxaca fue uno de los primeros estados en implementar medidas de contención ante la pandemia, con la cancelación de eventos masivos desde la segunda quincena del mes de marzo. Además, a principios de abril, el Gobierno de Murat Hinojosa decretó una serie de acciones para apoyar a las empresas de los sectores más afectados y contribuir con la conservación de los empleos.

 

Este importante incremento en la aprobación de Murat Hinojosa, que se encuentra en su cuarto año de gobierno, se explica también por la respuesta oportuna de atención personal a las comunidades dañadas por el sismo del pasado 23 de junio.

 

Asimismo, su gobierno se ha visto beneficiado por una estrecha coordinación con el Gobierno de México, que ha permitido el avance en obras de infraestructura de gran relevancia, como las autopistas al Istmo y a la Costa, que permitirán cumplir un anhelo que el pueblo de Oaxaca ha tenido por décadas y detonar aún más el desarrollo del turismo y de la actividad agropecuaria del estado.