Por Deimos Sánchez

OAXACA. Con base en la resolución 34/2019, un Juez federal con sede en el estado de Jalisco, dictó auto de formal prisión a siete elementos policiacos de Oaxaca, involucrados en la desaparición de dos integrantes del Ejército Popular Revolucionario.

Se trata de Daniel C. F., quien el día de los hechos se desempeñaba como director de la extinta Policía Ministerial del Estado de Oaxaca, así como el comandante regional en la zona de la Mixteca, Abel M.; el comandante del grupo de Delitos de Alto Impacto de la Fiscalía General de Oaxaca, Juan José (ex comandante regional de la Mixteca).

Así como mismo el jefe de grupo Francisco P., y los agentes Samuel L., Dámaso S y Ernesto H., acusados del delito de desaparición forzada, de los eperristas Edmundo Reyes y Gabriel Cruz

Los siete elementos policíacos fueron detenidos el pasado 6 de agosto por la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo a datos oficiales, los dos eperristas Edmundo Reyes y Gabriel Cruz desaparecieron el 25 de mayo de 2007 en el hotel del “Árbol” de la ciudad de Oaxaca, en ese entonces Ulises Ruiz Ortiz era el gobernador de Oaxaca y Felipe Calderón Hinojosa Presidente de México.

Según uno de los relatos hechos por familiares de los dos ciudadanos desaparecidos, contenidos en un juicio de amparo, el veinticuatro de mayo de dos mil siete, aproximadamente a las 11:30 horas, elementos del Ejército Mexicano adscritos a la octava región castrense de Santa María Ixcotel, de la Dirección General de Seguridad Pública (en aquel tiempo de la Secretaría de Protección Ciudadana) y de la entonces Policía Ministerial de la hoy Fiscalía General de Justicia, así como de la Dirección de Seguridad Pública del municipio de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, realizaron un operativo conjunto en el hotel “Del Árbol” ubicado en la calzada Francisco I. Madero número 131, Santa María del Marquesado, colonia Centro, Oaxaca y sus inmediaciones.

De acuerdo con lo referido por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en la recomendación 7/2009 y diversos organismos no gubernamentales que denunciaron los hechos ante dicha comisión, en ese operativo, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez fueron detenidos por servidores públicos pertenecientes a dichas dependencias, para después ser conducidos a las instalaciones de la entonces Procuraduría General de Justicia de Oaxaca, y a la postre, ser trasladados al Campo Militar número Uno por miembros del Ejército Mexicano.

A partir de entonces, nada se volvió a saber de los hoy desaparecidos, quienes eran miembros del el Ejército Popular Revolucionario (EPR).

Tras la determinación de vinculación a proceso, el juez con sede en Jalisco declinó competencia para que un juez de distrito de Oaxaca conozca del caso por haber ocurrido los hechos en la entidad oaxaqueña.

De acuerdo con la investigación realizada por la CNDH, desde que se dio a conocer la desaparición de los eperristas, autoridades federales y del estado de Oaxaca vulneraron los derechos humanos de libertad, integridad personal, legalidad, seguridad jurídica, acceso a la justicia, defensa y debido proceso, contenidos en los diversos ordenamientos legales nacionales y en los compromisos internacionales suscritos por nuestro país, respecto de los desaparecidos.

Es importante mencionar que el pasado miércoles 12 de agosto, el Congreso de Oaxaca de la 64 Legislatura, aprobó un exhorto a la Fiscalía General de la República para que iniciara de oficio las investigaciones contra Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quesada ex presidentes de México, así como de Ulises Ruiz Ortíz ex gobernador de Oaxaca, por crímenes de lesa humanidad durante el movimiento del año 2006-2007 en Oaxaca.