ANIMAL POLÍTICO

Oaxaca.- Como parte de la revisión de las aseveraciones del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, en su declaración ante la Fiscalía General de la República (FGR), Animal Político presenta la segunda entrega con la verificación de los supuestos beneficios hacia empresarios como Juan Armando Hinojosa, dueño de Grupo Higa, por parte de la administración del presidente Enrique Peña Nieto; la compra de la planta Agronitrogenados, los contratos sobre la petroquímica Etileno XXI y la refinería Miguel Hidalgo Tula 1, y el supuesto combate al robo de combustible en el sexenio pasado.

Para este ejercicio de verificación, con la metodología del Sabueso, dividimos la declaración judicial en 124 frases. De ese total, 66 contienen elementos de verificación inmediata en fuentes públicas y cuya primera parte fue publicada ayer. Con esta segunda entrega concluimos la verificación de 66 frases.

Vale la pena precisar que la denuncia judicial de Emilio Lozoya Austin –filtrada a medios el pasado 20 de agosto– consta de 63 hojas, pero falta la número 49.

La declaración que Lozoya presentó ante la FGR están numeradas y la última página es la número 60. Sin embargo, el archivo filtrado suma 63 páginas porque incluye cuatro páginas escritas con diferente tipo y tamaño de letra y sin numerar, en las que se detalla la compra de la planta Agronitrogenados.

Éstas cuatro páginas fueron intercaladas después de la página número 48 de la denuncia, donde Lozoya cuenta las presuntas presiones recibidas por parte del presidente Enrique Peña Nieto y del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para concretar la compra de Agronitrogenados a la empresa Altos Hornos de México (AHMSA). Después de esa narración, el documento retoma la denuncia en la página 50.

Al respecto, la empresa AHMSA insiste en que no hubo irregularidades en la venta de la planta, y en un comunicado dirigido a la Bolsa Mexicana de Valores, advierte que “resultaría conveniente conocer el contenido original de la página 49 de dicho texto, que fue reemplazada por cuatro hojas sin firma del declarante”.

Página 15. “El proceso para la adjudicación de este contrato (obras refinería Tula I) como consta en actas de las investigaciones, así como en las entrevistas realizadas, terminó siendo una adjudicación directa”

Página 16. “El dinero de Tula I fue utilizado en su totalidad para las reformas estructurales, principalmente para la energética”

En el apartado de la denuncia ‘Planeación para la aprobación y compra de votos de las reformas estructurales’, Emilio Lozoya narra una reunión en 2013 en su casa con Luis Weyll, operador de Odebrecht al que en reportajes periodísticos se le señala como ‘el señor de los sobornos’. En esa reunión, Weyll le habría dicho a Lozoya que había un acuerdo para “apoyar al Gobierno” con 6 millones de dólares si Odebrecht ganaba el contrato de obras en la refinería Tula 1, por 1 mil 436 millones de pesos.

El exdirector de Pemex asegura que le respondió a Weyll que no podía intervenir en la licitación, pero si Odebrecht resultaba ganadora “vería los detalles” con Fabiola Tapia, cuya empresa era utilizada presuntamente para la triangulación de sobornos, ya que el gobierno “requería de ciertos apoyos económicos” para sobornar a legisladores de oposición y aprobar la reforma energética.

Finalmente, dice Lozoya en su denuncia, el contrato millonario de Tula 1 fue otorgado a Odebrecht mediante una adjudicación directa; es decir, sin concurso ni competencia.

Animal Político verificó este dicho y corroboró que el contrato sí fue por adjudicación directa. Así consta en una respuesta que Pemex dio por transparencia pública, a partir del recurso de revisión número RRA1225/17, en la que informó que adjudicó a Odebrecht el contrato PXR-OP-SILN-SPR-CPMAC-A-4-14, para las obras de “acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras, y conformación de plataformas para el proyecto de aprovechamiento de residuales para la Refinería Miguel Hidalgo Tula I”.

En el informe de la Auditoría Superior de la Federación número 16-6-90T9M-04-0479 también se detalla que este contrato de Tula I fue por adjudicación directa, además de múltiples irregularidades en esta obra que, finalmente, se disparó a los 2 mil 351 millones de pesos de gasto; 900 millones más de lo proyectado.

En cuanto a los 6 millones de dólares que habría recibido el gobierno tras adjudicar a Odebrecht el contrato de Tula I para presuntamente sobornar a legisladores, lo único corroborable es que el contrato de Odebrecht se firmó el 14 de febrero de 2014, dos meses después de que se aprobara la reforma energética.

Etileno XXI

Página 6. En la reunión en Brasil de 2012 se habló de la importancia de que México continuara con Etileno XXI, proyecto al que ya se habían inyectado 3 mil millones de dólares y que era indispensable para la reforma energética.

Página 29. Con motivo de la continuidad del contrato Etilenio XXI, bajo la administración de EPN, se entregaron en 2014 aproximadamente 84 mdp adicionales, de los cuales 32 mdp fueron entregados a un representante de Luis Videgaray, de nombre Álvaro Rivera López (…). Videgaray dijo que él mismo gestionaría estos recursos, o en su defecto, los entregaría a Luis Vega Aguilar, entonces secretario de finanzas del PRI.

Etileno XXI es una planta petroquímica localizada en el municipio de Nanchital de Lázaro Cárdenas del Río, Veracruz. La petroquímica brasileña Braskem, petroquímica filial de Odebrech, y la mexicana Grupo Idesa se asociaron en 2010 para integrar un consorcio que finalmente invirtió 5 mil millones de dólares en la planta mexicana.

Sin embargo, no fue necesaria la reforma energética para obtener un beneficio, pues en 2010, durante el gobierno de Felipe Calderón, Braskem-Idesa consiguió un contrato con Pemex para que ésta le vendiera 66 mil barriles de etano, la materia prima para producir etileno y que luego transformado en plástico, sería exportado hacia EU, América del Sur y Europa, por un plazo de 20 años.

De hecho, en 2011, los consejeros del Consejo de Administración de Pemex criticaron que el contrato no hubiese sido analizado ahí, al ser el máximo órgano de dirección de la empresa, pues aunque la ley no lo establecía como requisito, en este caso era necesario dadas las “implicaciones estratégicas de alto impacto” para la empresa mexicana.

Sin embargo, el entonces presidente del Consejo, en su calidad de secretario de Energía, José Antonio Meade, aclaró que “no existía ninguna obligación de presentar el contrato de suministro al Consejo, por lo que ese instrumento se había desahogado en los términos de la normativa vigente”.

Incluso, el 15 de diciembre de 2012, durante el segundo informe de gobierno como mandatario de Veracruz, Javier Duarte, destacó la inversión extranjera en la entidad como la proveniente de “Brasil, a través del consorcio Braskem Idesa, en el proyecto Etileno XXI invirtió 9 mil 200 millones de pesos”.

El contrato de Etileno XXI inició en el sexenio de Felipe Calderón y, efectivamente, tuvo continuidad en el de Enrique Peña Nieto. Inició operaciones en 2016 y fue inaugurada por el secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell, el secretario de Gobierno de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, y el director general de Pemex, José Antonio González Anaya.

Si bien no existe ningún elemento público para confirmar la entrega de recursos adicionales a Luis Videgaray, en esta frase de Lozoya lo único verificable hasta el momento es que Luis Vega Aguilar sí era secretario de Finanzas del PRI en ese momento y persona de confianza de Peña Nieto.

Caso Higa

Página 37: “En el sector de la construcción (Videgaray y Peña Nieto) impulsaron a Grupo Higa en la adjudicación de proyectos de ingeniería y de obra. Esto funcionó hasta que estalló la Casa Blanca”

Página 39: “Como es del conocimiento público, de forma asombrosa, el presidente decidió cancelar el proyecto del tren México-Querétaro. (…) Al preguntarle la razón de la cancelación me dijo: ‘es que tenemos un problema Videgaray y yo porque Higa le facilitó la casa de Malinalco a Luis y a mí me está apoyando con otra casa’.

En el apartado de la denuncia en el que se relata una serie de presuntos “hechos que reflejan uso indebido del poder y tráfico de influencias”, Emilio Lozoya dedica un apartado a Grupo Higa, consorcio del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú.

El 9 de noviembre de 2014, Aristegui Noticias reveló que Constructora Teya, una de las empresas de Hinojosa Cantú, construyó una residencia donde vivía el presidente, ubicada en la calle Sierra Gorda número 50 en la colonia Lomas de Chapultepec, valuada en 86 millones de pesos.

Mientras que, en diciembre de 2014, el diario estadounidense The Wall Street Journal, reveló que Grupo Higa también construyó otra lujosa casa donde vivía el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Estas investigaciones periodísticas revelaron que ambas mansiones se construyeron luego de que Grupo Higa fuera beneficiada por la administración de Peña Nieto.

De hecho, Grupo Higa construyó la ‘Casa Blanca’ tras ser elegida como una de las compañías que, junto a China Railway Construction, ganó la licitación por más de 50 mil millones de pesos de las obras del tren México-Querétaro, una de las promesas ‘estelares’ de Peña al inicio de su sexenio.

Mientras que, en 2009, cuando Peña Nieto era gobernador del Estado de México, Constructora Teya también fue beneficiada con un contrato de 7 mil millones de pesos para hacer las obras del Hospital Regional de Alta Especialidad de Zumpango, según consta en Contratobook.

En cuanto a lo dicho por Lozoya acerca de que el proyecto millonario fue cancelado por el escándalo de la ‘Casa Blanca’, en efecto, a partir de la publicación del reportaje, en noviembre de 2014, el presidente Peña Nieto instruyó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a “reponer la convocatoria para la construcción del tren México-Querétaro”.

Combate al huachicol

Página 44. Respecto a este tema -comúnmente conocido como huachicol- l tomar la dirección General de Pemex solicité una reunión con el secretario de Gobernación, el secretario de la Defensa Nacional y el Almirante Secretario, para solicitar la creación de un grupo de trabajo de cara a enfrentar este gran problema.Si bien no existe información pública sobre la solicitud que hubiese hecho Lozoya a sus compañeros de gabinete, antes de que asumiera la dirección general de Pemex, en diciembre de 2012, ya existía una estrategia contra el huachicol. “La acción conjunta que se llevará a cabo durante los siguientes meses será coordinada por el Grupo Interinstitucional de Combate al Robo de Combustible, integrado por Petróleos Mexicanos, la Secretarí­a de la Defensa Nacional, la Procuradurí­a General de la República y el Servicio de Administración Tributaria (SAT)”, informó la empresa en un comunicado en enero de 2012. Incluso, en julio de este año, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), informó en entrevista con El Economista que investigaba la participación de Emilio Lozoya en una trama de robo de combustible en altamar cuando era director de Pemex. “El robo se hizo a embarcaciones que transportaban combustible. Aquí aparece otra vez un vínculo con Odebrecht, a través de una empresa donde los brasileños tenían participación”, dijo.

Página 45. Con relación con las funciones desempeñadas por el señor Trauwitz, él no dependía de mí, estaba plenamente coordinado con las áreas de seguridad del gobierno del presidente EPN.

El general Eduardo León Trauwitz, fue jefe de escoltas de Enrique Peña Nieto cuando éste era gobernador del Estado de México. En 2012 fue nombrado como subdirector de Salvaguardia Estratégica de Pemex, es decir, se encargaba del combate al robo de combustible, entre otras tareas. Sin embargo, de acuerdo con el Reglamento General de Deberes militares, cuando un militar se encuentra en una comisión en una dependencia u organismo, deberán responder a la jerarquía militar, pero también al “lo que dispongan los particulares de la dependencia en que presten sus servicios”, según el artículo 299. En este caso, el secretario de la Defensa era Salvador Cienfuegos, y el titular de Pemex, Emilio Lozoya.

León Truwitz se encuentra prófugo de la justicia después de que un juez giró una orden de aprehensión en su contra en junio de 2019 por los delitos de delincuencia organizada y sustracción ilegal de hidrocarburos. Además, desde enero de 2019, la UIF ordenó el bloqueó de las cuentas de León Trauwitz en el Banjercito, CI Banco, Banca Múltiple y BBVA Bancomer. Aunque desde 2017 tres exsoldados informaron haber presenciado complicidad oficial en el robo de combustible de altos mandos, la denuncia no fue seguida hasta el cambio de gobierno.

Página 45: El resultado fue que en los últimos 3 años de EPN se incrementó el robo (de combustible) en más de 150%, resultando en pérdidas monumentales para las finanzas de la nación.

Lozoya refiere que al dejar el cargo, en febrero de 2016, el robo de combustible se disparó porque se abandonaron inversiones para prevenirlo. Datos oficiales de Pemex reportados por su Sistema de Transferencia de Custodia muestran que justamente en 2016 hubo pérdidas por robo de combustibles equivalentes a 2 mil 286 millones de barriles, una cifra récord hasta ese momento.

Dicho nivel de hidrocarburos perdidos superó por márgenes del 29 a 33% a lo registrado en cualquier otro año previo al menos desde una década atrás. Esto coincide con lo señalado por Lozoya respecto al incremento de las pérdidas cuando dejó la empresa, aunque no en la proporción que refirió.

Otro dato que permite medir la evolución en el robo de combustibles es el de las tomas clandestinas detectadas en los ductos, y en este sentido la tendencia en el sexenio del presidente Peña Nieto fue notoriamente al alza con Lozoya y sin Lozoya en Pemex.