El artista Sergio Xross se encuentra elaborando una pintura de la Cascada de Merced del Potrero, así como un ambiente tranquilo y pacífico, obra que será donada a “Aceptando mi Destino” A.C., que será rifada para obtención de recursos para los objetivos de esta organización.

Por: Lucio Gopar.

Fotos: Omar Maya Calvo/Sectur Oaxaca.

En Oaxaca que tiene una diversidad cultural y turística, también tiene uno de los Santuarios Católicos más importantes del país. Ocupa el sexto lugar a nivel nacional, con una afluencia de visitantes de 2.5 millones al año, para venir a ver a la Virgen de Juquila, en el municipio que es Santa Catarina Juquila.

El historiador Arq. Alberto Cuevas Salinas nos platica sobre este hermoso lugar, nos dice que Juquila se encuentra en el corazón de la región chatina, que es una de las 16 etnias que existen en el Estado de Oaxaca y que al fusionarse apareció el mestizaje del cual son parte los juquileños y se sienten orgullosos.

La historia de la Virgen de Juquila se inicia en el pueblo de Santa María Amialtepec a dos horas de Juquila, entrando por el lugar denominado El Portillo. Su fiesta es el 8 de Noviembre éste día la gente descansa y después bajan cien metros del templo a dos pozas que se encuentran ahí, donde se bañan y encienden luces en una pequeña cueva, como devoción de su visita a este lugar que es donde inicia la historia de la Virgen de Juquila.

Fray Jordán llegó Amialtepec a evangelizar a los indígenas en el año de 1527, logró identificarse con los nativos creando una devoción y veneración a la pequeña imagencita, que fuera el regalo de sus padres, cuando salió de casa, buscó a un trabajador auxiliar en esta ardua labor del trabajo misional, para que se comunicara con todos los nativos, este joven indígena chatino se llamó Antonio Anastasio, llegó el momento de partir del pueblo de Amialtepec, al ver la tristeza de la gente, el indígena chatino le pidió le dejara su hermosa y divina imagencita, a lo cual el sacerdote se negó, pero dada la insistencia decidió dejarla al pueblo representado por este indígena nativo de Amialtepec.

Hacia el año 1630 el 21 de Febrero, el párroco Don Jacinto Escudero traslada la Virgen del domicilio del indígena a la capilla improvisada del pueblo, una casita de zacate, es aquí donde crece la veneración. En el año de 1633 por los meses de Enero y Febrero los chatinos, iniciaron la quema de sus arbustos para sembrar maíz alrededor del poblado, las llamas les ganaron río abajo, llegando estas a todas las casas del pueblo, todo ardió, incluso la capillita de la virgen fue convertida en cenizas, dentro de las cuáles se encontró a la imagen con tan solo una ámpula en la mejilla, a esto se le llamó gran milagro. El 28 de Abril de 1718 mediante una peregrinación de juquileños y el párroco, se trasladó la virgen al pueblo de Juquila, lugar en donde desapareció dos veces, y a la tercera regresaron todos descalzos a Amialtepec con cánticos y oraciones, para que la virgen se quedara definitivamente en el pueblo de Juquila, después de este sacrificio.

En el año de 1784 se colocó la primera piedra para la edificación del templo, inaugurándose el 8 de Mayo de 1793, ya que en el año de 1791 se terminó la obra negra. El estilo de esta planta arquitectónica es la cruz latina, clásico del siglo XVI. El 14 de Enero de 1931 un terremoto destruyó el templo en un 80% de su construcción, cayendo los campanarios, dándose así otro milagro al quedar la Virgen de Juquila intacta y sin ningún daño. En 1947 el párroco Cornelio Bourguet Mendoza ocoteco trabajador, gran orador y hombre carismático, inició la construcción del templo que fue terminado en 1955 para dar albergue a la virgen que había permanecido en una capilla de madera atrás del templo, por varios años. El 30 de Septiembre de 1999 a las 11:35 horas de la mañana otro terremoto azotó Juquila, todo fue consternación el temblor de 7.4 grados en la escala de Richter dejó el templo fuertemente dañado. Y más de mil casas afectadas, la virgen fue sacada al patio del templo a la vista de su pueblo, por nueva cuenta fue admirable encontrarla intacta y sin ningún daño. Juquila es un pueblo que hizo su aparición en el año 400 A.C. los chatinos eran cultivadores del caracol y formaron el pueblo de Agua Zarca del cual fueron expulsados por los mixtecos, fundaron Pueblo Viejo, Cerro Iglesia, Nopala y el pueblo de Jiuquililla, hoy Juquila, que en náhuatl significa lugar del quelite azul, en mexicano lugar de la legumbre hermosa, y en chatino lugar del hombre barbado y viejo que come bien.

Con todos estos antecedentes es que la Virgen de Juquila es muy venerada y visitada por gente que viene hasta aquí, con la creencia de pedirle que sus proyectos se realicen, desde una casa, un coche, terminar una carrera profesional, dejar de tomar alcohol y muchas peticiones le son presentadas a esta virgen en este Santuario, por lo que es muy visitada durante todo el año, habiendo más visitas a en los meses de Noviembre, Diciembre y Enero.

Para llegar a Juquila saliendo de la Ciudad de Oaxaca, se toma la carretera federal 131 Oaxaca Puerto Escondido, en donde siguiendo los señalamientos te lleva hasta Santa Catarina Juquila.

EL PINTOR SERGIO XROSS oaxaqueño que inicia su carrera artística.

El pintor Sergio Xross, oaxaqueño nació el 8 de Septiembre de 1995 en San Juan Guelavía, Tlacolula Oaxaca.

Es muy interesante platicar con este pintor, quien nos dice que a pesar de tener un problema en la vista, esto no fue un impedimento para poder realizar su pasión por pintar, sino que ha buscado el realizar obras en las que los detalles sean fáciles de plasmar, para no forzar demasiado la vista y con ello lograr bonitos aspectos. Pero también juega con el desenfoque y lo que imagina o sueña con plasmar, logrando se vea lo más real posible para que así el espectador sienta que es real por más fantasioso que parezca.

Desde niño encontró el gusto por el dibujo, pero fue hasta cuando tenía 18 años cuando ingreso a la Casa de la Cultura Oaxaqueña, así como a otros talleres, entre los cuáles el más importante para él fue el taller de Hiper Realismo con la Maestra Magda Torres Garza en la ciudad de Cuernavaca Morelos.

Su estilo y con el cual ha hecho innumerables trabajos es el realismo, sin embargo a medida de que ha pasado el tiempo ha ido adaptándose más al estilo realismo mágico, que es el que más desea expresar.

Nos dice se siente encantado de haber nacido en un Estado en donde hay tantos personajes tan importantes que han destacado a nivel nacional, internacional y mundial. En el arte podemos ver a Rufino Tamayo y recientemente a Francisco Toledo, quienes han trascendido por su arte y también por su forma de expresarse, siempre por el bien de todos.

A la fecha no tiene un número exacto de todas las obras que ha realizado, pero está en constante creación de nuevas obras con este estilo realismo mágico, que es con el que mejor se adapta para poder realizar su arte.

Nos dice que cada obra que termina siente que pueda superarla y esto hace que no tenga una obra favorita hasta ahora, sino que todas son importantes para él.

Dentro de lo que actualmente está haciendo es una obra de un paisaje, de una cascada similar al pueblo Merced del Potrero, con un aspecto tranquilo, obra que donará a la Asociación Ciivil “Aceptando Mi Destino” de personas con algún tipo de discapacidad, la cual será rifada para que los integrantes de esta asociación, puedan obtener recursos para las actividades que realizan.

En cuanto a la pandemia Sergio Xross opina que es una crisis que nadie esperaba, pero históricamente siempre hemos superado cada obstáculo, solo es cuestión de tiempo y no bajar las medidas de sanidad. El se siente fuerte porque nunca ha consumido alcohol, ni drogas, su pasión es el arte, el deporte, practica capoeira, arte marcial brasileño y su afición es superarse cada día.

Desea que cada vez más gente conozca su trabajo, de pronto lo que a él le gustaba hacer se convirtió en su forma de vida, al hacerle encargos de obras y retratos, hasta que el arte lo cobijó y se convirtió en su forma de vida. Su teléfono es 951201691 y su Facebook: Sergio Xross.

Sergio Xross te invita a que visites este bello Santuario de Juquila y que vivas una gran experiencia, que nunca olvidarás por ser uno de los pueblos más pintorescos que Oaxaca tiene orgullosamente.