Juan Martínez Ferra 

Oaxaca. A pesar de los acuerdos a que llegaron el pasado viernes con representantes del Gobierno del Estado, indígenas triquis de la zona de Copala mantienen sus puestos en la banqueta del Palacio de Gobierno, en la ciudad de Oaxaca.

Y es que un enviado de la Secretaría General de Gobierno dialogó con ellos para solicitarles que, ante el riesgo de la caída de un árbol, como ha sucedido en dos ocasiones, deberían abandonar sus campamentos y puestos de ventas de ropa y otros artículos.

Además, retirar las estructuras de madera y techos provisionales a lo largo de la banqueta y replegarse hacia el corredor, a fin de evitar una tragedia.

Sin embargo, este domingo las estructuras de dichos puestos, así como el de varias organizaciones, permanecen en la zona.

En tanto, los restaurantes de los portales Las Flores y Benito Juárez sí replegaron sus mesas y sillas y despejaron la banqueta, para evitar algún accidente.

Mientras tanto, elementos de la Policía Estatal y Municipal resguardan la zona para que ninguna persona ingrese al zócalo, ya que dos enormes laureles cayeron la semana pasada, uno el martes y otro el jueves, que dejaron dos personas lesionadas y daños materiales leves.